La importancia de celebrar los logros

importancia de celebrar los logros

¿Tienes la costumbre de celebrar o de festejar tus logros?

No tenerla podría estar afectando tu capacidad de desarrollar hábitos, establecer mejores relaciones y alcanzar tus objetivos personales y profesionales.

(No, no estoy exagerando).

Conocer la importancia de celebrar los logros es lo que diferencia a las personas que sienten que la vida es una aventura constante, de aquellas que se sienten estancados en la rutina o decisiones que tomaron hace muchos años.

Después de todo, celebrar es el inesperado hábito del que dependen los demás (y que es divertido desarrollar).

En el artículo de hoy vamos a analizar por qué necesitamos festejar un poco más, y les vamos a compartir algunas de las formas simples y divertidas que hemos encontrado para hacerlo.

¡A la carga!

¿Qué significa “celebrar”?

Celebrar implica tomarnos un momento, frenar con la rutina y realizar actividades en conmemoración y festejo por algo que sucedió. Es dejar a un lado lo que estamos haciendo y mirar hacia atrás, y organizar algunas actividades especiales para recordar o aplaudir algo que pasó.

Claro que la idea de celebrar no es nueva. De hecho, desde niños hemos crecido acostumbrados a ser parte de celebraciones por diferentes tipos de acontecimientos:

  • celebrar el día del trabajo (o el trabajador en Argentina);
  • festejar fiestas patrias o religiosas;
  • organizamos y participamos en cumpleaños;
  • festejamos la navidad y el año nuevo;
  • etc, etc, etc.

Somos parte de tantas celebraciones que a veces incluso nos olvidamos de lo que se está celebrando (¿o acaso soy el único que alguna vez se encontró un feriado preguntando qué se celebra?).

importancia de celebrar los logros
Todo el tiempo somos parte de celebraciones, pero tal vez nos estemos saltando las más importantes.

El problema está en que si miramos esa lista (o nuestro calendario de celebraciones del último año), casi todos los festejos vinieron de eventos o acontecimientos que están conectados con nosotros, pero no demasiado a nivel personal. Son eventos nacionales o religiosos, conectados con hechos importantes históricos, pero no con nuestra historia personal.

Los pocos eventos que festejamos y que son personales están relacionados simplemente al paso del tiempo (cumpleaños y aniversarios), o a eventos extraordinarios de una vez en la vida (como casarse, cumplir 15 años, terminar la universidad o jubilarse).

Ahí está el problema.

No hay un espacio para celebrar nuestros logros cotidianos. Esos momentos en que salimos de la zona de confort, alcanzamos una meta que parecía lejana o superamos un desafío.

Y no es un problema menor, tampoco. Porque festejar es mucho más importante de lo que pensamos normalmente.

La importancia de celebrar los logros

Esto es Superhábitos, así que cada tanto volvemos (para alegría o terror de la comunidad) a los tres elementos fundamentales que componen un hábito:

  1. Disparador.
  2. Conducta.
  3. Recompensa.

Un hábito no puede crearse si no comprendemos estos tres elementos.

Festejar y celebrar los logros se conecta directamente con la recompensa.

Tener una recompensa implica que haya algo que nos motive y estimule para volver a realizar una conducta cada vez que hay un disparador (que así se convierte en hábito).

A veces la recompensa es un resultado natural del hábito. Así, por ejemplo, si cada vez que me acuesto por la noche [disparador] leo un libro [conducta] que me divierte, la recompensa es esa diversión.

Otras veces la recompensa es algo que agregamos nosotros, especialmente cuando desarrollar un hábito nos cuesta. Así, por ejemplo, yo podría agregar una recompensa a mi hábito de leer que sea comer un chocolate cada noche si llego a leer diez páginas.

Festejar es una forma natural y simple de sumar una recompensa a nuestra hábitos. En mi experiencia, es mucho más efectiva que las recompensas como la del chocolate, y lo bueno es que no requiere dinero ni mucho tiempo.

Por eso la importancia de celebrar nuestros logros y no fechas fijadas por otros es simple: dejamos de convertir en hábito lo que es importante para los demás, y empezamos a recompensar lo que realmente importa para nosotros.

Ya entendemos qué es celebrar y por qué hacerlo. Eso significa que ahora sólo nos falta saber cómo.

3 pasos para celebrar tus logros

Paso #1. Identificar los logros que quieres celebrar

Uno de los motivos por el que celebramos eventos externos y no algo que hayamos hecho nosotros es porque no sabemos exactamente qué merece ser celebrado. Nos preocupa “agrandarnos” o celebrar algo que “no es para tanto”.

La solución que he encontrado a este problema es utilizar tres preguntas:

  • Lo que acabo de hacer, ¿me parecía difícil (o imposible) hace algún tiempo?
  • Para hacer esto, ¿tuve que poner un esfuerzo fuera de la común? ¿Implicó salir de mi zona de comodidad?
  • ¿Esto es algo que me gustaría recordar y contar algún día a mis hijos, futura pareja, amigos, etc?

Si algo que hice o alcancé me hace responder “SÍ” a cualquiera de ellas, a festejar se ha dicho ;)

Paso #2. Empieza por la forma más simple de celebrar tus logros

La forma más simples de celebrar un logro es no sólo identificarlo, sino darle un espacio como tal. Para eso:

  • Empieza por escribir tus logros. Puede ser al final del día si llevas un diario, o sino simplemente tener una nota en Evernote donde vayas recolectando los logros. Suena simple, pero cada entrada en esa lista es un mensaje claro: “Queremos más de esto en nuestra vida”. No subestimes el efecto que esto puede tener sobre tu capacidad de lograr más cosas :)
  • No tengas miedo a decir cuando estés orgulloso de algo que hiciste. Si lo que te preocupa es parecer creído o egocéntrico, simplemente asegúrate de ser igual de franco respecto de tus logros y talentos, como de tus errores y debilidades. La mayoría de las personas cae en el error de hablar demasiado de los segundos (pero muy poco de los primeros).

A lo largo del último año he intentado aplicar ambos cada vez con más frecuencia.

Me he encontrado que el diario de logros se vuelve una fuerza muy potente en momentos difíciles (te recuerda que hubo otros como ese que ya superaste).

Compartir mis logros, por otro lado, se convirtió en un gran disparador de conversaciones, me ayudó a que otros comprendan por qué me alegro y sobretodo me ayudó a ver con claridad qué tipo de eventos me hace feliz comentar y compartir.

Paso #3. Encuentra tus pequeños festejos cotidianos favoritos.

El último paso para celebrar los logros es encontrar cuál es tu modo preferido de festejo. Lo bueno es que este paso es divertido en sí mismo, así que seguro que te resultará fácil de incorporar.

Simplemente es responder a la pregunta: ¿Cómo te gustaría festejar tus logros?

Aquí no hay respuestas universales, y esa es gran parte de la magia. Tienes que encontrar lo que se conecte contigo:

  • ¿Prefieres celebrar solo, con un grupo pequeño de personas, o yendo a una fiesta multitudinaria?
  • ¿Qué tipo de música te gusta escuchar cuando estás alegre? ¿Hay canciones o cantantes que te den ganas de bailar?
  • ¿Cuál va a ser tu bebida de festejo? Puede ser lo que sea, desde un café hasta un trago complejo con 8 ingredientes.
  • ¿Qué comida te parece especial, rica y digna de una celebración? (Sugerencia si aún no las has contemplado: empanadas salteñas ;) ).
  • ¿Hay lugares cuya vista te inspire y que no visitas lo suficiente? ¿O algún café al que te gustaría ir más seguido?

Reúne las respuestas a estas preguntas y mantenlas presentes (por ejemplo, anotadas debajo de tu lista de logros). Cada vez que alcances una nueva meta profesional o personal, vuelve a leerlas y elige cómo festejarla.

importancia celebrar logros
Celebración cotidiana: terminar un nuevo artículo o correo para la comunidad, sólo sonreír y tomarnos un momento (con algo rico) es suficiente para volver con energías al día siguiente.

Si no festejamos nuestros logros, se hace más difícil seguir avanzando

Seguramente habrá alguno de los elementos en la lista del Paso 3 que cuesten más tiempo o dinero del que estás acostumbrado a gastar de forma cotidiana. Si eres como yo, eso puede estarte incomodando: ¿Cómo voy a gastar en empanadas un miércoles por la noche? ¿Ponerme a bailar un martes a las 17?

Esos pensamientos son parte de la trampa. Porque no dudaríamos en gastar un poco más de dinero en la comida de Navidad, o en tomarnos un día entero de descanso porque es feriado de fecha patria.

Si estamos dispuestos a tomarnos un día por algo que pasó hace 200 años, ¿por qué no cocinar tu comida favorita la noche del día que tu negocio llegó al punto de equilibrio? ¿O sentarte a ver una película con tu bebida favorita la semana en que por fin hiciste ejercicio los 5 días?

La importancia de celebrar los logros es que nos recuerda que tenemos la capacidad de superarnos, y de que si trabajamos duro por nuestros objetivos llegan cosas buenas. Si no lo hacemos corremos el riesgo de pensar sólo en el esfuerzo (y no los resultados que trae).

Cuando me desperté hoy no estaba seguro de cómo iba a encarar este artículo, o si iba a cerrar como lo había imaginado. Ahora, mientras llego al punto final, empiezo a sentir que es algo que me parecía difícil y logré completar.

Así que creo que está haciendo falta una celebración ;)

¿Qué has logrado esta semana pero no te has frenado a festejar? ¿Cómo podrías festejarlo hoy? Cuéntame en los comentarios debajo del artículo :)

¡Feliz lunes para todos!

Mati

PD: ¿Quieres tener más resultados para celebrar? :) Un buen lugar para empezar es nuestro Kit Gratuito con +12 Guías para tener más tiempo, desarrollar nuevos hábitos y encontrar el negocio adecuado para ti y tu personalidad:

ACCEDER AL KIT GRATUITO

25 comentarios en “La importancia de celebrar los logros

  1. Felicidades por el post. Me encanta. Ahora mismo acabo de comer al sol, en pleno invierno en Barcelona. Y esta experiencia ha sido todo un festejo para mi por la mañana productiva que he tenido :)

    Un abrazo!

    1. Ernesto, ¡muchas gracias!

      Qué buena forma de festejar ;) Debería sumar comer al sol en Barcelona a mi lista de festejos jaja. Hay que festejar esos logros cotidianos, así llegan más.

      Un abrazo!!

  2. Hola, Mati :)

    Excelente artículo :D No tengo incorporado el hábito, así que: manos a la obra. Ya mismo en mi Evernote sumaré a mi lista de “Misión, Visión y Declaración de principios”, la nota “Logros”.

    Y hoy celebro que logré todos mis objetivos del día, más el plus de corregir mi blog favorito ;)

    Celebro con unos buenos mates, mientras todos duermen.

    Buena semana. Abrazo :)

    1. Fede,

      Qué emoción encontrar un hábito que todavía no hayas incorporado ;)

      ¿Cumpliste todos los objetivos del día? Eso amerita varias micro-celebraciones :)

      Un abrazo grande!!

  3. Matii!! Un lujo tu artículo!! Una vez mas me identifico con tus palabras!! Leyendo me di cuenta de algo grave!! no he celebrado aun ,con mi equipo de trabajo, el cumpleaños numero dos de nuestro emprendimiento. Pensé que ya tenia incorporado esto.de celebrar mis logros!! Prometo fotos de la celebración jejeje.
    Abrazo desde Tucuman!!!

    1. ¡Qué grande Franco! :) Y Ustedes tienen muchísimo por festejar de lo hecho en esos dos años.

      Más que fotos, ¿podría llegar un poco del asado de celebración?

      Abrazo!!

  4. Muy buen articulo !
    Me parece interesante tocar un tema que parece “tonto”, en el sentido de que nadie se detiene a hablar de porqué no festejamos nuestros logros cotidianos pero si recalcamos cada mínimo error que cometemos (sea hasta habernos olvidado comprar algo en el super) contandoselo a todo el mundo.
    Si uno está aprendiendo a dibujar, y todo el tiempo recalca el error que tuvo o mira los dibujos con los errores, pretendiendo aprender de ello, lo único que genera es un miedo a volverlos a cometer. Está bien tenerlos a mano, o bien para compararlos con los nuevos para ver el progreso, pero no tiene que ser algo que nos carcoma la cabeza.
    Eso mismo aplica para el dia a dia; si yo me olvido de comprar algo en el super, en vez de recalcar ese error mil veces para no cometerlo, es mejor realizar una acción que ayude a ese aprendizaje. Por ejemplo anotarme las cosas del super en un papel. Y si realicé esa compra con exito y yo sé que fué gracias a haber hecho esa acción de “anotar en un papel”, entonces ¿por que no festejarlo?
    Festejar que me encontré frente a un problema y supe resolverlo. Eso generará que cada vez que haya uno, yo me sienta frente a un desafío y recuerde todas las veces que SI pude, para darme ánimos.
    Es algo que hace tiempo estoy implementando y veo sus frutos. Ser una persona que cuando habla con otros, no cuenta cosas “feas” o se está quejando de las cosas malas que le pasaron, sino que, a lo sumo, cuenta una situación con un problema y explica como lo resolvió o piensa hacerlo.
    Esto cambia la perspectiva a la hora de relacionarse.
    Así que algo que parece “tonto”, termina afectando en todas las áreas !
    Por eso 10 puntos para Gryffindor por el posteo de hoy ! ;)
    Saludos !

    1. ¡Y 10 puntos más por el micro-post que hiciste en ese comentario!

      Definitivamente ese es otro efecto de celebrar: cambia cómo enfocamos las situaciones y los problemas. No lo había pensado, pero es cierto que las conversaciones cotidianas cambian junto a eso, y también nos hace personas con las que es divertido (y alegre) compartir un rato.

      Definitivamente es un cambio pequeño, pero que impacta en muchas más áreas de las que uno pensaría a primera vista,

      ¡Gracias Flor!

  5. Ayer en nuestra charla te menscinamos lo importante que fue para nosotras en los primeros pasos de nuestro negocios ponernos enfrente cartelitos que nos recuerden los logros que conseguimos, por mas pequeños que fueran!
    Quiero agregar algo que tambien es un beneficio a la hora de festejar o identificar logros:
    -Uno se mantiene pensando de manera positiva, en consecuencia en vez de mantener la atencion en la excases o las partes negativas estamos pensando en algo positivo y eso nos motiva a continuar!
    -Cuando tenemos un objetivo grande que necesita tiempo, alcanzarlo puede parecer imposible ya que es complicado medir si uno se acerca a ese logro. Al establecer logros mas pequeños (intermedios entre ese gran logro y mi punto actual), puedo medir mis avances y ver que efectivamente estoy camino a lograr mi objetivo y me entusiasma.

    1. Mile!

      Sí, cuando hablamos en el mentoreo y me contaron me apenó que no hubieramos hablado antes, para agregar su historia aquí.

      Creo que el punto 2 es MUY importante para un emprendedor. Como vos dijiste, es fácil pasarse la vida esperando a los 10.000 dolares, y sintiéndonos frustrados porque no estamos ahí todavía. Los pequeños logros nos ayudan a disfrutar del camino y ver que estamos avanzando :)

  6. Hola Matias!!!
    Que lindo tu articulo. Suelo leerlos pero no me animo a dejar comentarios. Pero este me parece especialmente fantastico. Festejar nuestros logros, por pequeños que sean, es darle color a nuestros dias. Y valorar esos pasos que parecen pequeños pero nos van llevando a la meta. Hoy voy a celebrar haberte hecho un comentario. Gracias!!!

    1. ¡¡A celebrarlo entonces!! :D

      Los comentarios nos alegran el día, y también nos sirven para ver qué podemos mejorar, o qué tenemos que repetir, ¡así que es motivo de celebrar para nosotros también!

  7. Muy buen articulo aunque me doy muchos premios regularmente jiji nunca me los habia planteado como un hábito las preguntas para buscar que celebrar y como celebrar estan excelentes hoy empezare un nuevo proyecto espero celebrarlo al final del dia

    1. ¡Genial Oscar!

      Ahora tengo curiosidad de si llegaste a terminarlo y celebrar :)

      Lo bueno es que te enteraste de que tus premiso eran un buen hábito (y tienes una excusa para mantenerlos jaja).

      Saludos!!

  8. Hola Matías

    Un artículo muy interesante, la verdad hasta ahora no me había planteando celebrar mis logros cotidianos.

    Cuando uno hace las cosas por cuenta propia, sin depender de un jefe, es complicado identificar cuándo algo merece ser celebrado.
    Los puntos que mencionas al respecto me serán de mucha ayuda.

    ¿Qué he conseguido en la semana que deba festejar?
    Pues en tres días gané el equivalente al 50% del salario que ganaba en mi último trabajo (hago algunos trabajos de forma independiente). Se dio por circunstancias que difícilmente se repetirán, pero vaya que merece festejo. :)

    Este año tengo pensado echar a andar un negocio que tengo entre manos hace un tiempo, así que estaré más pegado a Superhábitos de lo que estuve en 2015 jeje

    Por cierto, que tengas un excelente 2016.

    Un abrazo!

    1. Andrés,

      ¡Feliz año nuevo para ti también!

      ¡Ese es otro motivo que merece festejo! De paso te va a dar un espacio para pensar en esas circunstancias, y ver si es posible lograr que se repitan (o al menos algo similar).

      Y estaré atento a ver qué te traes entre mano para ayudar como podamos para que el objetivo se cumpla este año :)

      Abrazo!

  9. Hola!! Excelente artículo! El sábado tuve un evento en el cual esperaba una venta moderada, por diversos motivos exteriores a mi terminó siendo la mejor venta en meses!! Excelente manera de empezar el año!! Creo que por más que no haya sido por mi causa tal nivel de venta, creo que igual merece un festejo con el equipo! :D

    1. Teresa, ¡excelente motivo para festejar!

      ¿A qué te refieres con que no ha sido por tu causa?

      No todos los años empiezan con la mejor venta en meses ;), y si trabajas en Equipo, más todavía se amerita un festejo, ¡así que a empezar los preparativos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *