4 claves para desarrollar un hábito en muy poco tiempo

Concentracion para el desarrollo de hábitos

“Un mal hábito, pese a que perjudica física, emocional, espiritual o socialmente, se repite. Es necesario explicitar lo que se desea cambiar y trazar una ruta para que el reloj biológico se acostumbre”

Dr. Horacio Krell.

 

¿Cuánto tiempo hace falta para consolidar un hábito?

Muchos psicólogos y otros científicos sostienen que el cuerpo y la mente se acostumbran a los cambios en 21 días. Otros, a partir de algunas experiencias, afirman que es necesario practicar algo durante 66 días para que se vuelva natural y automático.

Sin embargo, existe la forma de consolidar un nuevo hábito en mucho menos tiempo.

Te aseguro que en 7 días podés hacerte de un nuevo hábito que te cambie la vida.

Nuestros cuerpos y mentes son distintos. Establecer una cantidad de días fijo no quiere decir que para todos vaya a resultar igual, quizá a vos te tome 15 días lo que a mí me lleva 20. Lo positivo: fijar una cantidad de días implica un compromiso con uno mismo al proponerse un objetivo claro y medible.

1# Para consolidar un hábito necesitamos practicarlo, ejercitar el cuerpo y la mente más de un día.

El Dr. Horacio Krell afirma que “El hábito se perfecciona con la repetición. Sin motivación y entrenamiento no se consolida y se tratara tan sólo de un intento fallido”; “un hábito se crea al darle prioridad, planearlo, ejecutarlo y controlarlo. La actitud vale tanto como la aptitud. El hábito de la habilidad enseña a hacer, el de la actitud las ganas de hacer, de empezar y perseverar.”

2# El tiempo que a cada uno le tome desarrollar un hábito va a ser personal. Y depende de dos cosas claves: motivación y persistencia.

Mientras más motivados estemos, más persistentes seamos, y menos resistencia pongamos a la rutina, más rápido podremos formar un nuevo hábito.

Charles Duhigg explica que existen tres pasos que conforman el circuito de formación de hábitos:

  • Un disparador: algo que nos recuerda que debemos hacer algo.
  • La rutina: la práctica cotidiana.
  • Una recompensa al final: para estimular la motivación y acostumbrar el cuerpo y la mente a que esa pequeña actividad es positiva.

En general nos enfocamos en la rutina, pero en realidad el disparador y la recompensa son la clave de cómo funcionan los hábitos. Si establecemos un buen disparador y una recompensa luego del ejercicio de un pequeño hábito, es más probable que logremos consolidarlo.

3# Debemos ejercitar la fuerza de voluntad para desarrollar nuevos hábitos.

¿Y cómo la aprendemos?

  • Evitando pensar todo el tiempo en el hábito que queremos reemplazar.  
  • Premeditando los disparadores y las recompensas, imaginar y especificar qué vas a hacer cuando ese disparador aparezca. No sirve decir “voy a hacer ejercicio”. En lugar de eso, se más específico: “a las 17:30hs. voy a ponerme las zapatillas y voy a salir a correr 20 minutos. Cuando vuelva voy a ver un capítulo de mi serie favorita”.

BJ Fogg sostiene también que es necesario enfocarse en desarrollar pequeños hábitos, y que para que pequeños actos se conviertan realmente en hábitos debemos celebrarlos, felicitarnos y sentirnos fantásticos por cada pequeño paso diario.

4# No debemos enfocarnos en los resultados, sino en los comportamientos necesarios para llegar a esos resultados. De las múltiples opciones que se nos presentan debemos desarrollar un hábito por vez que nos lleve a alcanzar ese objetivo. Por ejemplo, si queremos perder peso, podemos comer mejor, hacer diferentes tipos de ejercicios, reducir el stress, etc. De todo eso debemos enfocarnos en uno por vez, e ir sumando pequeños hábitos, uno a uno.

Es necesario:

  • Tener una motivación inicial.
  • Que sea algo que podemos hacer.
  • Establecer un disparador, un llamado a la acción.


Matt Cutts en esta breve charla nos inspira a hacer algo nuevo durante 30 días, a ser aventureros y animarnos a cosas nuevas. La clave sigue siendo hacer pequeñas cosas durante un tiempo sostenido, dado que de esta forma perduran y se convierten en hábitos.

Pueden ser 30 días, menos, o más. Eso lo decidís vos. Lo importante es desafiarte a vos mismo a hacer algo nuevo, pequeño, distinto todos los días, ejercitar tu fuerza de voluntad y someterte a nuevas experiencias. Conocerte más. A largo plazo, estos pequeños ejercicios traen grandes cambios.

Entonces…

  • Pensá cuál es tu motivación para buscar alcanzar ese hábito, conéctalo con tu visión.
  • Ejercitá un nuevo hábito por vez.
  • Pensá cuán resistente sos a las rutinas y en función de eso fijá una cantidad de días como objetivo.
  • Prestar atención si te falta más tiempo o si lo lográs antes.
  • Si un día no hacés lo que te propusiste, no significa que tenés que comenzar de cero.
  • Prestá atención a cuán automático se vuelve con el tiempo.
  • Pedí ayuda.
  • Visualizá cómo querés estar cuando tengas ese hábito internalizado, esto facilita el trabajo del cerebro y del cuerpo en la asimilación de esa nueva costumbre.
  • Establecer disparadores. Para esto podemos usar comportamientos habituales como disparador para desarrollar un nuevo hábito: poner el nuevo hábito luego de un comportamiento habitual. “Después de ………… voy a ………..”
  • Ser específicos en cómo vamos a ejercitar ese nuevo hábito. “Voy a hacer 2 flexiones por día”. 
  • Establecer una pequeña recompensa para celebrar el logro cotidiano.

 

Y ¿vos cuánto te demorás en consolidar un nuevo hábito?

7 comentarios en “4 claves para desarrollar un hábito en muy poco tiempo

  1. Me encanto el articulo!
    Lo bueno de los habitos es fijar las metasy resultados, esos nos inspiran y nos dan fuerzas para seguir adelante con todo lo que queramos logramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *