Los hábitos saludables que expandirán tu potencial al máximo

Cuando hablamos de hábitos saludables, tendemos a pensar en dos cosas: alimentación y ejercicio.

Y está bien. Pero no son las únicas áreas en las que formar buenos hábitos nos hará estar más saludables, tener más energía o sentirnos mejor.

Existen hábitos saludables que quizá estás omitiendo o ni siquiera considerando. Son simples de incorporar y al hacerlo verás que tu potencial se amplía.

Con estos hábitos saludables, cada día es un mundo de posibilidades :)

Esto es especialmente importante para personas que tienen ocupaciones como un trabajo full time o una familia, y desean iniciar un proyecto personal en paralelo. Tener hábitos saludables es equivalente a tener una mochila con todos los elementos de supervivencia antes de salir de expedición a una montaña.

Si llevamos los elementos adecuados en la mochila, podremos resolver la mayoría de los obstáculos que aparezcan en esta expedición.

En la vida, todos tenemos una mochila y elegimos día a día con qué llenarla. Si la llenamos con los elementos (hábitos) adecuados, mejor preparados estaremos para enfrentar y superar los obstáculos que van surgiendo.

Por eso, cuando hablamos de hábitos saludables debemos entender que no se trata sólo de bajar de peso o ir al gimnasio. Implica muchas otras áreas de la vida.

Veamos cuáles son los hábitos saludables que deberías tener en tu mochila para estar listo para salir de expedición :)

20 hábitos saludables que deberías tener en tu mochila

#1. Descansar

Este es el hábito que más solemos subestimar, olvidar o posponer. El día a día nos va llevando, y si tienes muchas horas ocupadas y obligaciones que atender, es muy fácil dejar de lado el descanso.

Lo que no sabemos es que el descanso es fundamental para TODO lo que queramos hacer y lograr.

Solemos intuir que para hacer más o lograr más, necesitamos más horas. Por ende, al querer exprimir el día terminamos durmiendo muy poco.

Sea cual sea el objetivo que estés persiguiendo, descansar más siempre potenciará tus energías y tu productividad de muchas formas:

  • Serás capaz de aprender tareas complejas. Por ende, podrás hacer en menos tiempo actividades que de otra forma te tomarían más tiempo.
  • Aumenta la resistencia física, por lo tanto permite rendir más y mejor durante todo el día en todas las actividades que te propongas realizar.
  • Mejora la concentración, el foco, y el trabajo creativo. Por lo tanto podrás rendir mejor y hacer mejor tus tareas y trabajo si descansas más.
  • Mejora el sistema inmunológico y ayuda a prevenir enfermedades cardíacas.
  • Te verás y sentirás mejor física y estéticamente.

En el día a día cuando te falte energía, te cueste concentrarte, incluso si te enfermas con frecuencia, pues puede deberse a que no estás descansando lo suficiente.

#2. Tomar agua

Con tomar agua sucede algo similar. Solemos leer que “hay que tomar 2 litros de agua al día”, o más, según el nivel de actividad que tengamos. Pero nadie nos explica los múltiples y poderosos beneficios de tomar agua y estar bien hidratados.

Entonces, sabemos que “tenemos que tomar más agua”, pero no sabemos por qué y no llegamos a experimentar los grandes cambios que genera en nuestro cuerpo el tomar agua.

Cuando estamos bien hidratados:

  • Nuestra capacidad de concentración aumenta increíblemente. Por lo tanto, todo el esfuerzo que hacemos en enfocarnos y concentrarnos será mucho menor si estamos bien hidratados.
  • Nuestros músculos funcionan mejor. Todo el trabajo físico que hagamos y nuestro rendimiento será más alto gracias al simple hecho de tomar más agua.
  • Evita que te sientas cansado o agotado. Mientras más deshidratado estés, menos energía tendrás. Así es que para tener más energía para tus actividades, tomar agua será fundamental.
  • Ayuda a que el sistema digestivo funcione mejor. Por lo tanto, te sentirás bien físicamente en general si estás hidratado.

Comienza a tomar agua regularmente y verás cómo sientes instantáneamente estos beneficios y muchos otros :)

 

#3. Alimentarte bien

¿Has oído la frase “somos lo que comemos”?

La alimentación es otro de los hábitos saludables más comunes y de los primeros que se nos vienen a la cabeza en estos temas.

Hay tanta información e ideas sobre la alimentación como personas existen en el mundo. Y en todas partes encontrarás fundamentos que parecen correctos y otros incorrectos.

Aplicando un enfoque simple al tema de la alimentación, debes concentrarte en que lo que comes es tu combustible diario, y es muy diferente si comes una cosa u otra al igual que es muy diferente si le hechas cierto tipo de combustible u otro a un vehículo.

Simplemente funcionarán diferente, y tendrán un desempeño completamente distinto en cada caso.

Siendo que la alimentación es combustible, debes pensar cuál es el mejor combustible para ti y para tus objetivos y actividades. Y dentro de esto simplificarlo lo más posible.

¿Conoces a alguien que haya logrado mantener una dieta supercompleja durante años? Seguramente no (¡y si lo conoces por favor preséntamelo que me gustaría conocer su experiencia!).

Porque las dietas tienden a ser complejas y difíciles de mantener en el tiempo. Generan privaciones y grandes frustraciones.

Por eso debes hacer un ejercicio de 20/80. ¿Cuál es el 20% de los alimentos que me genera el 80% de los problemas? ¿Y cuál es el 20% de los alimentos que me dará el 80% de las energías que necesito?

Probablemente veas que, por ejemplo, los alimentos que más problemas de salud generan a corto y largo plazo, y que peor te hacen sentir en el día a día son los que contienen harinas blancas y azúcares.

A su vez, verás que los alimentos que te dan gran parte de tus energías son, por ejemplo, verduras, carnes, legumbres y huevos.

(Nota importante: no estoy dándote un protocolo de alimentación ni tomando partido por comer carne o ciertas comidas, este es un ejemplo de cómo debes hacer el ejercicio).

Entonces lo que deberás hacer es enfocarte en comer aquello que te da energías, y no te genera problemas, y dejar de comer (o comer en menor cantidad) aquello que te genera la mayoría de los problemas.

De esta forma podrás disfrutar de tener más energías, que te duren y que te impulsen a hacer lo mejor cada día, y evitarás gran parte de los malestares y problemas que generan las comidas no saludables.

 

NOTA: Para formar estos hábitos encontrarás Guías prácticas en el Kit de herramientas gratuitas que puedes descargar aquí:

ACCEDER AL KIT GRATUITO

 

#4. Hacer ejercicio

Siguiendo por la zona conocida, el ejercicio es el gran hábito saludable, el que todos queremos adquirir, el que sabemos que nos dará enormes resultados y satisfacciones… ¡pero el que más nos cuesta mantener!

Y es porque en este área tampoco simplificamos. Buscamos el camino más complicado y siempre que comencemos por lo más complejo, la frustración es mayor y las probabilidades de abandonar para siempre son altísimas.

Nos imaginamos yendo todos los días al gimnasio, haciendo una serie de ejercicios impresionantes y complejos… pero mientras imaginamos eso, en la vida cotidiana no salimos ni a caminar tres cuadras.

Si no comenzamos de forma simple y sostenida, jamás se formará un hábito, y será muy fácil abandonarlo por más lindo que sea el gimnasio o las zapatillas deportivas que nos compramos.

¿No te ha pasado irte de viaje a otra ciudad y caminar mucho cuando paseas y estás conociendo nuevos lugares? ¿Y no te ha pasado de volver a descansar luego de esos días de caminata y que te duelan las piernas?

Bueno, eso significa que has puesto en movimiento varios músculos y los has ejercitado…

De la misma forma, por más que no sea un gimnasio muy bonito y lleno de aparatos lujosos, puedes salir a caminar todos los días. Seguro hay infinidad de lugares por los que puedes caminar todos los días y no los estás aprovechando.

Así de simple es comenzar a hacer ejercicio.

Y es más probable que te formes el hábito de ejercitarte si caminas todos los días media hora, a que si pagas la cuota en un gimnasio y vas dos días, luego se te complican los horarios, luego estás cansado o hace frío y ya no vas más. Te frustras y no vuelves, es demasiado complicado.

Para todos los hábitos, y para esto en particular, debes comenzar de a poco. No pretendas ser un atleta de la noche a la mañana. No esperes que no te cueste o que te resulte liviano. Simplemente asume que te tomará tiempo, y comienza con pequeños, pero muy pequeños pasos.

Si caminas todos los días media hora, en un mes verás cómo sientes más fuerza en las piernas, duermes mejor, te sientes y te ves mejor, y tienes más energía cada día.

hábitos saludables que potencian tu productividad
Siempre puedes encontrar lugares bonitos donde caminar y a la vez disfrutar de un lindo paisaje :)

#5. Meditar

Meditar es tan importante como alimentarse. Pero como no es tan urgente, suele quedar relegado como “un hábito que algún día me gustaría experimentar”.

Meditar no se trata ni de prácticas o poses raras, ni de levitar o hacer algo religioso. Para potenciar tu productividad, meditar es la herramienta clave que te permitirá hacer de tu día lo mejor que puedas, y sacar lo mejor de ti.

Meditar te permite bajar la velocidad, alejarte del día a día y liberarte de las presiones. Por lo tanto, te da tranquilidad y foco para poder tomar buenas decisiones y avanzar cada día en lo que tienes que avanzar sin desenfocarte o acelerarte.

Es un poderoso reductor de estrés, y además es una práctica que puedes hacer en pocos minutos al levantarte, a mitad del día, cuando te enfrentas a una situación compleja o por las noches.

Puedes hacerlo con 5 minutos al día, en un espacio de tranquilidad, cerrando los ojos, respirando y concentrándote sólo en tu respiración, nada más.

 

#6. Ritual de organización matutino

El ritual de organización matutino es algo en lo que solemos insistir y no es por ser reiterativos sino porque es fundamental.

Hábitos saludables no son solo los que refieren a lo material como la comida o el ejercicio.

Hábitos saludables son aquellos que te ayudan a estar bien física, mental y espiritualmente. Que te dan salud en todos los sentidos, y por lo tanto te permiten expresar al máximo todo tu potencial y ser más productivo.

Organizarte y enfocarte en lo importante es uno de esos hábitos.

El ritual matutino implica tener un momento por la mañana a penas te levantas en el que revisas tus bases más importantes (tu misión, tu visión, objetivos y actividades de la semana), ordenas las ideas, tomas decisiones sobre qué harás ese día y cómo será tu día, cómo quieres afrontarlo, qué es lo más importante para ti…

Así, tienes un pequeño momento para anclarte y enfocarte en lo que es más importante, y hacer de tu día una gran oportunidad de avanzar hacia tus objetivos.

Aquí puedes leer más sobre el ritual de la mañana :)

Además en este momento de organización y enfoque, puedes escribir tu diario y aprovechar todos los beneficios que trae esta simple práctica dentro del ritual de la mañana. Puedes leer más en profundidad aquí.

 

#7. Tener espacios de soledad y espacios para conectar con otros

Conectar con otros es un hábito que te ayudará a salir de tu zona de comodidad, y a generar la mejor versión posible de ti mismo.

Conectarte genuinamente con otro te ayudará a exponerte, hablar, escuchar, compartir, aprender, ser vulnerable y salir de tu burbuja personal.

Esto es sumamente saludable porque te obliga a abrir tu mente, a ser flexible, a ejercitarte en diferentes situaciones y a estar predispuesto a manejar situaciones diversas y cambiantes.

Por otra parte, tener tiempo a solas es sumamente saludable tanto mental como espiritualmente.

Sin tener tiempo a solas es muy difícil tener el espacio para reflexionar, y en general la falta de ese momento para reflexionar es lo que nos lleva a tomar malas decisiones o permanecer cometiendo un error mucho tiempo sin frenar a darnos cuenta.

Reflexionar, auto cuestionarse, tener tiempo y espacio para uno mismo es saludable porque nos permite encontrar paz en nosotros mismos y ser más independientes y responsables.

Las personas que no están solas nunca terminan por agobiarse, abandonar ciertos hábitos personales, olvidarse de lo que es importante para ellos y viviendo con el ritmo de su alrededor y del día a día.

Para evitar esto, sólo tienes que generarte momentos para tí, procurar que cada día o cada semana tendrás un momento de soledad. Puede ser en casa o haciendo alguna actividad fuera como caminar o hacer ejercicio, o lo que sea siempre que cumpla esta función.

Incluso puedes decidir irte a tomar un café solo una vez cada ciertos días. Eso ya hará que tengas ese espacio vital y será saludable para tu día a día.

Conectar con otros siempre te ayudará a sacar lo mejor de ti :)

#8. Ordenar

¿Alguna vez has tenido uno de esos días en los que todo te sale mal? ¿Te pasó de que una cosa tras otra se complica y te gustaría que el día comience otra vez?

Si estás teniendo un mal día, ha sucedido algo en particular o simplemente te cuesta concentrarte y que lo que estás haciendo te salga bien, ordenar te ayudará.

Ordenar es un hábito que funciona como ancla. ¿Qué solemos hacer cuando sucede algo malo?

Opción A: nos enredamos en el conflicto y comenzamos a agrandarlo en nuestra mente.

Opción B: nos frustramos y entristecemos, y de repente nuestro día ha perdido sentido.

Opción C: nos enojamos y tomamos alguna mala decisión o nos vinculamos mal con otros.

Opción D: todas las anteriores juntas ;)

En cambio, si cuando surge algún problema (en el trabajo, en tu emprendimiento, con alguna persona, con algún trámite, etc.), activamos automáticamente el ancla de ordenar, simplemente bajaremos la velocidad, y en 5 minutos de ordenar algo veremos la situación con más claridad y en frío.

Parece tonto ¿no?, ¿qué tiene que ver ordenar cosas con los problemas que tengo en el día a día?

Pues sí, pruébalo y verás :) Simplemente funciona, te saca de la sintonía en la que estabas, te aleja de todo y te permite ver con calma la situación con otros ojos.

Esto no sólo sirve para tomar mejores decisiones ante cualquier problema, sino también te ayudará a evitar esas grandes frustraciones que solemos tener por cosas pequeñas.

Así que cuando surja un problema, ordena :)

 

#9. Dejar ir

Dejar ir es el hábito de libertad y felicidad :)

He leído mucho sobre esto en artículos y libros de Leo Babauta, que lo trata en profundidad. Y es un hábito que te permite estar en paz y no cargar con cuestiones que no tiene sentido cargar.

Cuando dejas ir, simplemente te liberas de todo aquello que no puedes controlar y te enfocas en lo que sí puedes manejar y determinar. Ejercitas la proactividad al máximo y logras desprenderte de las expectativas y de todo lo que “debería ser”.

¿Cuántas veces sentiste que las cosas salen mal y cuando juzgas eso lo haces en comparación a lo que crees que debería suceder y que está bien?

Presta atención a tu día a día, en general cuando nos frustramos con algo es porque no salió como esperábamos.

Cuando surge un problema inesperado, nos desacomoda los planes y nos genera sentimientos negativos. Mientras más atado estés a tus expectativas, más frustración sentirás ante las diferentes situaciones que se presenten como inesperadas.

En cambio, si aprendes a dejar ir todo aquello que no puedes controlar, te sentirás más liviano, más libre y mejor preparado para avanzar, enfrentar los problemas con una sonrisa y resolverlos.

 

#10. Reducir

Los grandes beneficios de reducir se ven con más intensidad en momentos como viajes, mudanzas y el día de limpieza de la casa ;)

Pero el minimalismo en todas sus formas es un hábito saludable en lo físico y mental.

Hemos hablado de este tema en diversos artículos, hemos hecho experimentos personales que han involucrado reducir nuestras pertenencias a 100 cosas, mudarnos dos veces, viajar con mochilas pequeñas (de sólo 28 litros) y en todos los casos el minimalismo ha dado sus frutos.

Cada vez que tenemos que ordenar o limpiar, todo es simple. En varias ocasiones hemos tenido que armar en el estudio diferentes tipos de sets para grabar videos, y hemos llegado a mover absolutamente todos los objetos que se encuentran en ese espacio.

Entre mover, armar el set, y luego desarmar y re ordenar todo en su lugar, no nos ha tomado más de 1 hora en total.

Además, sabemos en dónde está cada cosa, y sólo tenemos lo necesario. Esto sin dudas agiliza en el día a día el trabajo que hacemos y potencia nuestra productividad. No estamos obstaculizados por cosas, estamos enfocados en nuestro trabajo y las cosas que hay a nuestro alrededor están porque nos ayudan e impulsan, no sin razón.

A su vez, cuando nos hemos mudado han sido experiencias relajadas y hasta divertidas. Contrario a lo que muchos experimentan al mudarse: pesadumbre, agotamiento, desorden, ahogo en sus propias cosas…

Y a la hora de preparar un viaje, todo es 100 veces más simple. Cuando sabes lo que tienes, cada cosa tiene un sentido y función en tu día a día, preparar el equipaje es lo más simple de toda la planificación del viaje.

Hemos probado esto múltiples veces. Hace poco preparando el viaje a Mendoza (Arg) y Santiago de Chile, pudimos estar hasta último momento eligiendo por qué lugares pasaríamos (ya que íbamos en auto), qué nos gustaría ver y hacer, qué días nos convenía salir… en vez de estar preocupados por qué llevaríamos. De hecho preparamos las mochilas la noche anterior en media hora sin pensar demasiado, porque en todos los viajes llevamos lo mismo (ya que tenemos ropa adecuada a todos los climas y terrenos).

Cuando tienes lo esencial, las cosas no son un obstáculo frente a todas las experiencias que puedes y quieres vivir.

Si quieres hacer ejercicio, pero no tienes un calzado adecuado, esto será un obstáculo innecesario en tu camino hacia formar ese hábito.

Si quieres viajar, pero te abruma pensar qué llevar y armar las valijas (sí, la gran mayoría de las personas viaja con valijas, y en plural), todas esas cosas se meterán entre tu y todos los posibles viajes que podrías estar haciendo.

Si te quieres mudar a otra zona de la ciudad, a un lugar más lindo o más pequeño para ahorrar, y estás lleno de adornos, muebles y cosas diversas, todo esto será un peso a la hora de poder hacer esa mudanza y de que no sea una experiencia para el olvido.

En estos casos y muchas situaciones cotidianas más, reducir tiene el super poder de liberarte de las cosas y darte todo el espacio para que te enfoques en tus objetivos, en las experiencias y lo que desas hacer y lograr.

 

UN HÁBITO EXTRA

#11. Hacer menos + unitasking

Ejercitar el unitasking y hacer menos te permitirá enfocarte, hacer lo que debes hacer mucho mejor (y a veces más rápido) y evitar el estrés innecesario en el camino.

Es uno de los hábitos fundamentales para ser productivo en un nivel básico.

Cuando estamos abrumados, agobiados por muchos estímulos y tareas que queremos completar, lo mejor para asegurarnos de ser productivos en ese momento es enfocarnos en una cosa por vez.

Hacer una cosa, terminarla, y recién pasar a la que sigue.

Intenta no manejar tareas diferentes en simultáneo. Las harás mal, te sentirás mal y seguramente causarás diferentes tipos de problemas a futuro.

Además de hacer una cosa a la vez, que ya nos cuesta, debes enfocarte en hacer menos.

Contra intuitivamente, hacer menos en general te lleva a lograr más. Por lo tanto serás más productivo si, así como reduces tus objetos, reduces las tareas que quieres hacer cada día y dejas sólo las esenciales, las más importantes que te darán más resultados y te generarán más satisfacciones.

Reducir las actividades, combinado con hacer una cosa por vez, te dará un impulso enorme y es un hábito saludable porque te dará fuerza, confianza, resultados y tanquilidad :)

No avanzarás cada día preocupado, abrumado por los pendientes. Estarás enfocado, harás lo mejor que puedas cada cosa y la harás al 100%, y avanzarás con paso firme.

 

Da pequeños pasos y disfrutalos

Cuando nos preparamos para una expedición, lo hacemos con anticipación, planeamos qué necesitamos llevar para esa expedición en particular, y vamos reuniendo los elementos poco a poco hasta que la mochila está completa.

Lo mismo sucede con los hábitos saludables. Aquí tienes 11, algunos más simples que otros, pero todos te darán excelentes resultados y cambios positivos.

Como notarás, todos los hábitos saludables que te compartí en este artículo apuntan a evitar estrés y obstáculos innecesarios.

No te convertirán en un superhombre automáticamente, no te darán poderes extraordinarios, pero sí te liberarán de todo lo que te ata y te impide ser tu mejor versión cada día. Y ahí seguramente encontrarás poderes extraordinarios que tenías y no estabas explotando :)

Comienza a incorporar uno a uno y ve armando tu mochila con lo que necesitas para tu expedición. Si necesitas ayuda, aquí estamos como guías para ayudarte.

Cuéntame, ¿qué hábito formarás primero y cómo te ayudará en tu expedición personal?

11 comentarios en “Los hábitos saludables que expandirán tu potencial al máximo

  1. Hola. Muy bueno el artículo. Diría que probaría reducir porque al tener menos cosas tienes menos cosas que atender, te permite identificar las que sí tienen valor, saber qué necesitas y dónde están. Se me ocurre que voy a hacer pequeñas mudanzas en mi casa para desechar lo que no uso, no necesito o acumulé “porque puede servir para luego”. El unitasking es un descubrimiento. Tiendo a llenar la agenda, listar tareas y tildar cuando las cumplo o cuando quedan pendientes y eso me da mucha tranquilidad, pero también me puede llevar a gastar tiempo en tareas que no tienen impacto en mis propósitos. Gracias por ordenar estas ideas.

  2. Muchas gracias como siempre por compartirnos tan valiosa información.
    En relación al punto de compartir tiempo contigo mismo (soledad), a mi me ayuda cuando viajo en automóvil solo, estoy muy perceptivo a la radio y a lo que voy observando en el viaje y me vienen muchas ideas y soluciones para los problemas que hasta entonces no había podido resolver.
    Gracias, saludos.

  3. Genial artículo y muy bien explicado! Muchas las aplico cotidianamente, entre otras que no aplico, y también si hay algo que diría aquí es algunas de ellas tienen más pesos que otras. Por ejemplo, en lo personal, la alimentación, el descanso y dejar de lado hábitos malos como el cigarro me han dando mucha energía y hasta me han vuelto más optimista y creativo.
    Gracias por compartirlo. Saludos!

  4. Acabo de llegar de unas largas y merecidas vacaciones y la lectura de este artículo me está “trayendo” de nuevo a la vida cotidiana y a recuperar el ritmo y la rutina de trabajo. Parece tan sencillo y sin embargo este decálogo que escribió Lu me está costando bastante. ¡Por lo menos ya retomé el buen hábito de leer los superhábitos! Saludos. Ariel.

    1. Hola Ariel, gracias por escribirnos :) Toma de guía estos hábitos y comienza por uno. Enfócate en uno solo y no pienses en nada más hasta que lo hayas incorporado. Recién ahí pasa a lo que sigue. Así será simple y no te sentirás abrumado. ¡Un abrazo grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *