Un hábito para empezar negocios rentables, dar charlas y bajar de peso

Aprender es clave para enfrentar situaciones dificiles, como emprender
No ha aprendido las lecciones de la vida quien diariamente no ha vencido algún temor – Emerson

Pensá en tu emprendimiento soñado… ¿listo?

Ahora quiero que pienses en por qué no está funcionando o, si ya está, que es lo que está evitando que pase al siguiente nivel en clientes o rentabilidad.

¿Sabes qué es? ¿Podés ver el problema con claridad?

Si pensaste “Sí”… ¿qué es lo que está evitando que lo superes?
Si pensaste “No”… ¿qué está evitando que lo veas con claridad?

En los dos casos, la respuesta casi siempre es la misma “NO SÉ CÓMO”.

La misma respuesta se puede escuchar frente a otras preguntas, como ¿por qué no bajas de peso?, o ¿por qué no podés dejar de trabajar los fines de semana?

El “no sé cómo” no es una respuesta que venga vacía, libre de connotaciones, sino que normalmente está cargada de sufrimiento.

En mi caso, el “no sé cómo” me recuerda a cuando me trabé en la Universidad. Todavía recuerdo la frustración, el puño cerrado y los ojos con lágrimas.

También me recuerda la impotencia de tener Planes de Negocio en mi disco duro, ideas en mi cabeza y ningún proyecto funcionando… y las miradas de personas que no comprendían por qué pasaba tiempo siquiera intentando.

El problema que sufría yo, igual que muchas personas, es que simplemente me quedaba con ese “no sé cómo”, y asumía de que con el tiempo las respuestas iban a llegar.

El problema era que pensaba que necesitaba las respuestas. Eventualmente, me dí cuenta de que no, y empecé a avanzar sin ellas.

¿Eso me llevó en algún momento a abandonar mi camino como emprendedor? ¿O me detuvo de empezar?

No, y de eso se trata: no importa no saber las respuestas de antemano. Lo importante es saber conseguir las respuestas cuando las necesitamos.

Este es el Tercer Hábito del Programa Convertite en Emprendedor, que vamos a trabajar en profundidad en Diciembre.

Tengo que reconocer que es mi hábito preferido, porque es el responsable de que vea cada problema como una oportunidad y un reto. Ejercitándolo es que superé retos tan variados como hablar en público, bajar de peso, crear un emprendimiento o volver a hacer las flexiones de brazos que hacía cuando tenía 17.

Aprender está en el centro de emprender y vivir, porque te hace sonreír frente a los obstáculos que puedan aparecer.

Las variantes del Problema, ordenadas

El problema del “no sé cómo” es propio de los emprendedores, porque y tiene 3 variantes:

  1. Estás creando (o desarrollando) tu negocio y te surgen problemas inesperados. Esto es inevitable: no hay forma de prever todos los obstáculos y la mayoría del tiempo los que previmos no son los que aparecen. Lección: hay que encontrar una metodología para resolver obstáculos que aún no conocemos.
  2. Se te ocurre una idea, pero no tenés ni idea de cómo adecuarla a la realidad. Surgen ciertas preguntas: ¿es eso posible? ¿alguien ya lo intentó? ¿qué necesito para armar un sistema?
  3. Pensás tu vida y sistemas personales y te gustaría mejorarlos, pero no sabés cómo. Lo mismo puede pasar con la faz interna de tu negocio, el trabajo con tu equipo o la tecnología.

Digo que es un problema que afecta primordialmente la vida del emprendedor porque no hay un jefe al que ir y preguntarle qué hacemos. Tampoco nos podemos quedar quietos (el proyecto depende de nosotros). Tenemos que desarrollar nuestra capacidad de aprender al punto en que seamos capaces de resolver cualquier problema.

¿Qué beneficios tiene?

Cuando trabajamos esta habilidad los resultados son increíbles:

  • Seguridad. Si sabemos que aunque no sepamos la respuesta inicialmente podemos encontrarla, no hay motivo por el que preocuparse o desalentarse.
  • Capacidad de rápida adaptación. Uno de los principales problemas de los emprendimientos es que no enfrentan sus problemas a tiempo. La realidad es que muchos saben que tiene esos problemas, pero como no saben cómo enfrentarlos postergan su solución, hasta que ya no la tienen. Tener un sistema para aprender y pasar lo aprendido a la acción te da fuerza para enfrentar lo que sea necesario apenas ves los síntomas.
  • Otros aspiran a trabajar con vos. Eventualmente, esta habilidad te va a llevar a sonreír cuando haya problemas y resolverlos: y todo el mundo ama a las personas que sonríen y resuelven problemas. Además se admira mucho a quienes pueden dar respuestas con velocidad, que es una de las consecuencias de este hábito.
  • Pensar en grande. Uno de los mayores limitantes a la hora de pensar negocios es tener la idea de que uno puede hacer un negocio “hasta donde entienda”. Si, en cambio, desarrollamos este hábito, empezamos primero a pensar ideas lo más grande que podamos y después pasamos a responder el cómo. Y lo respondemos.
Foto del Último Encuentro 2014 de Superhábitos
En una Comunidad como la de Superhábitos hay muchos proyectos distintos, cada uno con sus dificultades… ¿podemos generar herramientas que sirvan en todos? ;)

¿En qué consiste el hábito?

Aprender a aprender implica, básicamente, el desarrollar la práctica cotidiana de enfrentar los problemas y tener un mecanismo para encontrarles la solución.

En Superhábitos hemos generado un “mapa” para este mecanismo. Los pasos que incluye son:

  • Distinguir los problemas antes de que sean graves, y saber transformarlos en buenas preguntas (muchas veces nos falta la respuesta porque no hicimos la pregunta correcta).
  • Conocer cuáles son los 3 caminos al aprendizaje, cómo aprovecharlos y en qué orden. Específicamente:
    • Camino # 1: Entender la importancia de los mentores, cómo encontrarlos y generar relaciones productivas para ambos.
    • Camino # 2: Saber navegar la infinidad de información que existe y encontrar el mejor material disponible, y procesarlos para tu situación.
    • Camino # 3: Comprender qué son los experimentos personales y por qué son el secreto para el aprendizaje real. Tener mecanismos que nos permitan evaluar nuestros experimentos, capitalizar los errores ycomo aprendizaje y convertirnos en expertos paso a paso.

Pero al final del día, ¡lo que importa son los resultados!

Los pasos arriba pueden parecer simples, pero en su aplicación es cuando se vuelven capaces de impactar profundamente en nuestras vidas.

Mientras armaba este Post intenté pensar formas de mostrarlo y, al final, llegué a la conclusión de que no hay mejor manera que con casos en que los puse en práctica, así que veamos el sistema funcionando:

Caso # 1: Iniciar un Negocio Rentable

  • Distinguir Problema: No estaba disfrutando de mi trabajo, y empezaba a sentirme mal por depender de mi jefe. Detecté la sensación de malestar antes de recibirme (cuando hubiera sido grave), así que pude preparar todo a tiempo.
  • Transformar eso en una Pregunta: ¿Cómo transformo las cosas que me gustan y entusiasman en un sistema que me genere ingresos?
  • Camino # 1: Pasar mucho tiempo estudiando casos de personas que ya lo han hecho (yo lo hice con más de 20), tanto en Latinoamérica como en el Mundo. Intenté contactar a algunos y tuve la suerte de encontrar mentores fabulosos y cercanos que me mostraron el proceso “desde adentro”. No puedo terminar de explicar cómo lo aprendido en este paso multiplicó los resultados de mis esfuerzos, permitiéndome esquivar errores, encontrar buenas Fuentes de Información y realizar las tareas adecuadas.
  • Camino # 2: Si alguien googlea “Inicar un Negocio” va a encontrar 44 millones de resultados. La misma búsqueda, en Inglés, arroja 37 millones de resultados. Usando filtros y distintos mecanismos para priorizar terminé encontrando 2 programas que usar de base (Book Yourself Solid, de Michael Port, y el Live Off Your Passion, de Scott Dinsmore).
  • Camino # 3: Con las enseñanzas de los mentores y los programas base simplemente armamos un experimento, en el que dejábamos los elementos esenciales del Modelo y los poníamos a prueba. La prueba duro 2 meses. De ahí sacamos conclusiones y armamos el experimento 2, por 3 meses más. Con lo aprendido el tercero y, ahora, estamos en la cuarta parte.
  • Resultado: Superhábitos.com, el Programa Convertite en Emprendedor y lectores en más de 89 países.
con Lu trabajando y aprendiendo en un café en Tucuman
¡Con Lu, en la mejor Oficina del mundo!

Caso # 2: Hablar en Público

  • Distinguir Problema: Me daba vergüenza y miedo pararme frente a otros a hablar. Me ponía colorado y, por eso, evitaba hacerlo. Me dí cuenta en los primeros años de la Universidad que eso llevaba a que no pudiera defender mi trabajo y se volvió notorio de que no iba a poder nunca liderar un grupo ni encabezar un proyecto si no podía defenderlo ante una audiencia.
  • Transformar eso en una Pregunta: ¿cómo se preparan y trabajan las personas que hablan en público con éxito?
  • Camino # 1: Hablé con Profesores cercanos y les pedí consejos, basados en su experiencia dando clases. Empecé a observar atentamente a los oradores que podía escuchar (en vivo y a través de Internet) y traté de decodificar cómo estructuran sus charlas y la manera en que utilizan su cuerpo y los recursos audiovisuales. Con el tiempo, cuando había superado mis primeros obstáculos. A medida que se iban generando oportunidades me puse en contacto con oradores más profesionales (incluso le escribí un mail a Derek Sivers, para saber cómo armaba su charlas).
  • Camino # 2: En google hay 559.000 entradas para “hablar en público” en español y 596 millones en inglés. De entre ese mar de información (más varios cursos que había en la Universidad, mi ciudad y Cámaras de Comercio), pude filtrar y quedarme con 4 recursos que han sido más que suficiente. El material de Nancy Duarte, “Cómo dar Presentaciones” de la Harvard Business y la videoteca de TED. ¿Horas ahorradas de lectura? ¡Miles!
  • Camino # 3: Cuando leí el libro de HBR y hablé con los profesores me ofrecí para dar unas clases en la Universidad. Parte de los experimentos es pedir feedback, así que aprendí que estaba siendo muy teórico. Empecé un ciclo de prueba y error hasta que llegué a dar una clase de 2 horas sin problemas. Entonces me propusé el exprimento 2: tratar de hablar en contextos no-universitarios, y seguí el mismo ciclo. Cada charla es un experimento, tal vez en la dinámica, tal vez en la estructura, tal vez en el material… al final, eso hace que cada intento salga con lecciones. Voy recolectando todo en Evernote, bajo una nota que se llama “Preparado de charlas – Checklist”. Hoy tiene 32 puntos, todos frutos de experimentos.
  • Resultado: Hace un par de semanas dí una charla en TEDxPeatonalAlberdi, y cumplí un sueño de toda la vida al mismo tiempo que podía compartir las ideas que defendemos como Comunidad. Cuando un hombre se acercó al final, me abrazó y dijo “Gracias, hoy renuncié y esto es lo que necesitaba escuchar” simplemente sonreí y pensé “todo el esfuerzo vale la pena”.

Collage de Mati en la charla de TEDx

Caso # 3: Bajar de Peso

  • Distinguir Problema: Con la mano en el corazón, nunca he sido obeso… pero tampoco nunca he estado en óptimo estado físico. Hace 2 meses me dí cuenta de que a pesar de que estaba en perfecto estado de salud y con muchas energías no me veía ni sentía como me gustaría. Aunque sea vergonzoso decirlo, simplemente no me encantaba lo que veía frente al espejo, y no pude evitar pensar en que lo que no estaba controlando ahora podía transformarse en problemas de salud en el largo plazo. Detecté que algo estaba mal, especialmente con mi figura, aunque aún no era grave ni un momento decisivo.
  • Transformar eso en una Pregunta: ¿Hay algún modo de mejorar mi apariencia y salud, sin tener que pasarme 5 horas por día en un gimnasio o seguir una dieta imposible?
  • Camino # 1: Fui a hablar con una de las personas que más respeto por su condición física: mi hermano Santi. Muchas veces las personas aspiran a conversar con famosos o expertos de renombre, y si no se quedan con libros. Siempre un mentor (alguien que ya pasó por el camino) va a aportarnos más que un libro, y muchas veces los mejores mentores están muy cerca nuestro. Santi me explicó que lo que me estaba pasando era que estaba bien de salud, pero no tenía control de mi porcentaje de grasa corporal. Me dijo la dieta que a él le había funcionado y cómo hacerla de forma práctica y con los suplementos que hay en Argentina.
  • Camino # 2: Con lo que me comentó Santi, más un filtro rápido entre los libros sobre el tema pude pasar de lo 638.000 resultados en Google a un capítulo en un libro (Slow Carb Diet, en The 4 Hour Body).
  • Camino # 3: Lo más importante en este caso fue tener un sistema para llevar adelante el experimento. Fijar momentos para revisar los resultados y luego aislar factores buscando encontrar cambios. Todo en una nota de Evernote, usando un centímetro y balanzas.
  • Resultado: En 7 semanas bajé 6Kg. y, lo más importante, pasé de un 19,98 % de grasa corporal a un 10,8 %. En estos días me voy a hacer un estudio completo para corroborar los datos y todavía me queda un trecho para seguir mejorando, ¡pero ya superé la sensación de falta de control! :)

Y podría seguir por horas…

Ninguno de estos resultados vino de mi habilidad natural. Al contrario… ¡soy un campeón en meter la pata!

Todos los resultados vienen de seguir un mismo método. Pregunta > Mentores > Libros > Experimento. No hay secretos, pero tampoco una forma más simple de hacerlo.

No hay ningún cambio que haya realizado exitosamente en los últimos años que no haya seguido el mismo patrón. Los resultados no sólo llegan, sino que lo hacen con la inversión justa de tiempo y dinero (en todos los casos compré libros, cursos o herramientas, pero sólo las necesarias). Una vez descubierto el método y el disparador del hábito todos los problemas se convierten en oportunidades.

Cabo Corrientes en Mar del Plata
La cantidad de temas que se pueden aprender con el enfoque correcto es ilimitada. Cómo viajar, por ejemplo. Esta es una foto del edificio Cabo Corrientes (el punto más al Este de Argentina) en Mar del Plata.

Así que ahora viene la pregunta final:

¿Cuál es tu mayor problema hoy?

¿Listo? ¿Lo pensaste?

Ahora seguí cada uno de los pasos:

  1. Transformá el problema en una buena pregunta.
  2. Buscá Mentores, cuidá tu relación con ellos.
  3. Encontrá el mejor material disponible (y no te marees con el resto)
  4. Procesalo para tu situación y creá un experimento personal.
  5. Probá, corregí y seguí avanzando.
  6. Disfrutá de los logros :)

Si te interesa que lo hagamos juntos, desde el sábado vamos a trabajar este hábito en el Programa de Superhábitos.

Vamos a abordar cada uno de los pasos en profundidad, con Guías para encontrar y aprovechar mentores, elegir los libros adecuados, un análisis detallado del proceso de aprendizaje para dar la charla en TEDx y entrevistas a expertos como Federico Bonggiorno.

Si estás interesado en aprender a transformar tus problemas en oportunidades, podés empezar acá.

Recordá que, como emprendedor, aprender no se trata de Metodologías de estudio para rendir exámenes o sacar buenas notas. Tampoco de estar expuesto a información.

El objetivo es que puedas encontrar información, pero que venga de fuentes especialmente calificadas y pensadas, y que puedas transformar esa información en acciones útiles que te permitan empezar un negocio.

Es aprender para hacer, así que lo mejor es ir empezando.

Contános, ¿qué necesitaría saber para superar tu mayor problema hoy?

PD: Lo más divertido del Programa es que podemos ir pasando por el proceso juntos en los Foros. Cada uno de los miembros va a tener su diario de Aprendizaje y contar con mi compañía en la primer aventura de superar un reto :). Al mismo tiempo tenés acceso al material de los 2 primeros módulos, Misión y Sistema de Organización, para arrancar el 2015 bien enfocado y organizado. El primer paso es anotarte.

12 comentarios en “Un hábito para empezar negocios rentables, dar charlas y bajar de peso

  1. Pingback: Eje del Mañana
  2. Hola Matías! Me encantó que hayas descrito 3 problemas bien diferentes y que todos tengan esa conexión con el hecho de buscar crear hábitos más efectivos que los que naturalmente tenemos.
    La idea de la web es genial, es más, me encantaría poder entrevistarte (o a alguien más del staff) en algún momento para que estén en En10salgo! Escribimos para mujeres emprendedoras en Argentina y los aportes de superhabitos me parecen muy valiosos para nuestra comunidad :)

    Saludos!!

    1. ¡Gracias!

      Ese es el tema de los hábitos. Un grupo bastante claro permite resolver casi todos los problemas a que nos enfrentamos como emprendedores (y personas).

      Cuenten con nosotros si podemos darles una mano, ¡en un rato les escribo un mail, así arreglamos!

      Mati

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *