¿Cómo leer más de 100 libros en un año?

Miro por la ventana, parece que va a llover. Me empiezo a preguntar si la entrevista va a terminar antes de que empiece la tormenta. Vuelvo de mis pensamientos cuando ella me mira y me interpela: “Decime una fortaleza personal, algo que sientas que te hace diferente”. Pienso automáticamente: “Leo mucho”.

¿”Leo mucho”?

No creo que fuera a ganar muchos puntos con una respuesta así, ¡y sin embargo no podría decir algo más sincero! Ser un lector es una de mis facetas principales, ¿pero cómo encaja eso de ser una “lector” con emprender? Mucho más de lo que la gente supone.

La lectura es una parte muy importante de la vida de muchos empresarios exitosos.  Cuando se les preguntó a Warren Buffett y Bill Gates que superpoder elegirían, ambos concordaron en que sería “Supervelocidad de lectura”. Los casos de lectores empedernidos son muchos, por ejemplo Steve Jobs, Charlie Munger, Phill Knight y otros tantos. Como versa la célebre frase “No hay mejor práctica que una buena teoría”.

El poder de la lectura (Cómo leer más de 100 libros en un año)

Recuerdo claramente cuando en el colegio un profesor me dijo que la lectura era como “el ejercicio para el cerebro”. Quizás la proposición no era científicamente muy precisa, pero en esa época yo vivía bajo el paradigma de que más práctica es igual a más resultados (algo distinta a la filosofía de la mínima dosis efectiva que nos comentaba Javier). Entonces decidí que si mi cerebro era uno de mis activos, entrenarlo era una prioridad. En mi mente la ecuación era “leer más libros=mayor probabilidad de éxito”. De nuevo, no era totalmente acertada pero me trajo muchos beneficios.  Me tomé muy a pecho la cuestión de la lectura y en 2010 leí 127 libros (como comentaré más abajo los tengo contados). Leer es en primera instancia un modo de ejercitar nuestra mente.

Existen tres formas de aprender. La primera es experimentar, la segunda es leer y la tercera es hablar con personas. Desde luego ninguna forma es superior respecto de las otras, simplemente tienen distintos tiempos y ventajas. Leer es para mi también un acto de humildad. Poder observar que probablemente alguien ya vivió lo que me está pasando y que seguramente se le ocurrió algo  mejor de lo que se me va a ocurrir a mí (¡o al menos puedo averiguarlo más rápido!). Leer es la forma que tengo de aprender, cada vez que tengo una duda camino y busco un libro que me pueda acercar una respuesta.

Desde siempre la lectura tuvo también una fuerza muy grande para lograr inspirarme nuevas ideas y ampliar mi percepción de la realidad.  En este sentido leer es una forma de redescubrir los espacios del día a día. Muchas veces, al leer un libro tengo la sensación de que todo lo que dice es algo que siempre supe y que se me presenta de una manera nueva y clara. Muchos de los escritores que más disfruto no inventan lugares nuevos, sino que me hacen conocer los lugares que me son normales de un modo que nunca había visto.

Finalmente, leer es mi forma de relajarme y hacer una pausa a los problemas del día a día.

A pesar de los grandes beneficios de leer, en Argentina (el país más lector de la región)  las personas leen en promedio sólo 5 libros al año. La pregunta que muchos se harán de todos modos ¿Cómo leer más de 100 libros en un año y 70 en promedio los últimos 4? Tomé 5 medidas que describo a continuación.

Foto: Johanna Loock

1. Lo que no es medido no puede ser mejorado…

Para poder mejorar mi rendimiento y entrenamiento seguí la máxima de “lo que no es medido no puede ser mejorado” Entonces empecé a tomar algunas medidas. Empecé a controlar la cantidad de libros que leía. Creé una planilla de Excel donde empecé a anotar los libros que iba leyendo. También anotaba los libros que quería leer en un mes, con la cantidad de hojas de cada uno, y entonces podía saber cuántas tenía que leer por día. Esto hacia mucho más llevadero todo. Por ejemplo, supongamos que quiero leer cinco libros de 200 hojas cada uno, son 1000 hojas. Si lo divido en 30 días son aproximadamente 34 hojas por día. Si uno tiene una velocidad levemente sobre el promedio de la población (aproximadamente 200 palabras por mito) esto implica que en menos de una hora por día podes leer 60 libros al año. Esta planilla también me permitió tener un control para saber si iba en camino o no.

Es importante recordar, de todos modos, que la cantidad de libros que vas a poder leer por mes va a variar mucho de acuerdo a que leas cada mes, un par de meses atrás leí Los Hermanos Karamazov, de Fiodor Dostoievsky y estuve como dos semanas con el libro. Después para relajar me puse a leer libros de Ian Fleming y leí 8 en poco más de un mes.

2. Subiendo un cambio

¿Cuál es la forma más básica de empezar a leer más? Leer más rápido. Quería empezar a leer más así que inicié un curso de lectura veloz. Son muy criticados, pero en mi experiencia personal hizo una gran diferencia y los recomiendo ampliamente. De todos modos han surgido muchos cursos distintos en el último tiempo por lo que es difícil diferenciar cuáles son de calidad y cuáles no. Yo hice los cursos de ILVEM en su momento, no sé ahora cuáles serán los mejores. Para ser responsable me separaba 15 minutos antes de desayunar todos los días en el que hacia ejercicios visuales. No hace falta hacer tanta ejercitación, en general las personas tienen algunos hábitos de lectura muy nocivos que al ser cambiados pueden permitir duplicar la velocidad de una persona promedio.

3. Empezar por los clásicos

Yo tengo el hábito de leer los libros varias veces, particularmente tengo 6 o 7 que he leído 10 o más veces. Son libros con ideas que tengo que recordarme constantemente. Sin embargo el problema es muchas veces saber cómo encontrar libros amenos y que nos motiven a seguir avanzando sobre una problemática. Mi approach con los libros, al igual que con la música, es empezar siempre por los clásicos (¡por algo son los clásicos!). Cuando me encuentro ya interiorizado en un autor me derivo a otros de sus libros. ¿Cómo conseguir estos clásicos para empezar? La mejor manera de conseguir libros para leer es preguntar a personas que admiras, es una forma de charlar con los maestros de tus maestros ;).

4. No transformes la lectura en una obligación

Si vas a empezar a leer mucho es importante que siga siendo divertido y apasionante, sino vas a dejar el hábito rápidamente. Como dije antes los libros no sirven solo para aprender, otra función muy importante es la de ayudarnos a distraernos. Cuando queremos distraernos en general vamos a la tele o a  youtube, sin embargo estos te proponen un descanso inactivo que no te ayuda a desconectarte plenamente de tu situación. Leer novelas me obliga a compenetrarme en mundos totalmente distintos, llegando al final del día está bueno tomarse un rato para sacar la cabeza, ¿qué mejor que ir a pasear por una Rusia invernal o por alguna isla desierta del atlántico? También es productivo intercalar libros duros de aprendizaje con otros más livianos para no saturarnos.

5. ¡Viaja ligero y no subestimes el poder de cinco minutos!

En 2010 no tenía una kindle, pero claramente hubiera sido positivo. Creo que una de las decisiones más inteligentes que tome este año fue comprarme una. Desde luego no es exactamente lo mismo que un libro, pero es lo suficientemente liviana y confiable como para valer la diferencia. Puedo llevar a todos lados mis libros favoritos y pesan no más de 300 Mb. La batería en modo avión me dura aproximadamente entre 15 y 25 días. Si tuviera que cambiarle algo, le agregaría la posibilidad de sumar comentarios con un lápiz digital (¡ya llegará!). El no llevar los libros físicos te ayuda a tener siempre a mano algo para leer cuando tengas 5 minutos. Si vivis en una ciudad grande seguramente pasas grandes cantidades de tiempo en el transporte público. Aprovechar esos ratos en una sala de espera, el colectivo o una fila pueden hacer una gran diferencia en cuánto lees al final del día.

 

Por último, ya que estoy hablando de la lectura,  quería compartir algunos de mis libros favoritos. Como les conté, normalmente clasifico los libros entre libros orientados a la acción y orientados al ocio. ¡Les dejo algunos!

The personal MBA (Josh Kauffman): ¿Pensando empezar un MBA? Lee primero este libro. ¿Pensando en empezar un negocio? Lee primero este libro. Personalmente me encantó porque trabaja muchos aspectos fundamentales de los negocios. Hace un recorrido ágil de las distintas facetas de una empresa (y un empresario). Es un libro clave para quien no tuvo una formación empresarial y empieza a aventurarse en este nuevo mundo.

Business Model Generation (Alex Oxenford e Yves Pigneur) + The lean StartUp (Eric Ries): ¿Estas emprendiendo y sentís que necesitas un enfoque más ligero para planear y ejecutar en un mundo de los negocios cada vez más vertiginoso? Estos dos libros, muy de moda actualmente, tienen lo que estás buscando. Tengo que admitir que nunca terminé de leer el último, mi relación se basó en lecturas utilitarias de a pedazos del libro y fuentes secundarias.

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva (Stephen Covey): Gran libro, no necesita descripción. Es un best seller, ampliamente conocido aunque creo que se subestima constantemente. El libro ha sido un viaje para mí, uno que no ha terminado todavía. Cada cierto tiempo vuelvo y lo leo.

Cómo hacer amigos en influenciar en las personas (Dale Carnagie): Cada vez que recomiendo este libro la gente me mira con desconfianza. No es para menos con semejante título, sin embargo el libro es mucho menos maquiavélico de lo que suena. Se basa en principios simples de honestidad, simpatía sincera y ver el punto de vista del otro. Lo recomiendo ampliamente, es una obligación no importa cuál sea tu ocupación (¡y creo que el mundo sería mejor si más gente lo leyera!)

The Intelligent Investor (Benjamín Graham): ¿Te estabas preguntando cuál es el libro de inversión en activos financieros favorito del mejor inversionista de la historia? Benjamín Graham fue el maestro de Warren Buffett. En diversas entrevistas el inversionista de Omaha comentó que “The Intelligent Investor” fue la clave de su visión de las finanzas. Es un libro arduo y que requiere tiempo, pero si te interesan las finanzas es clave.

Cuadrante del flujo del dinero (Robert Kiyosaki): A diferencia del libro anterior no te acerques a este libro esperando consejos puramente prácticos. Este libro le ha dado a Kiyosaki muchos admiradores, detractores e ingresos (sobre todo). Personalmente creo que el problema es que la gente se acerca al libro esperando encontrar algo que hacer a continuación (y quizás debería tenerlo), pero yo lo valoro como un libro filosófico. Lo valoro porque plantea una serie de nociones interesantes respecto de qué es la riqueza realmente, qué es la libertad, cuál es la nueva relación entre individuos y empresas, etc. ¡Recomiendo una lectura rápida y no tomárselo muy a pecho para los aspectos prácticos!

El secreto más grande del mundo (Og mandino): (No es”el secreto”!!)  El libro que abrió lo que sería la parte contemporánea de mi vida. Sin lugar a dudas el libro más arduo y difícil de terminar. Muy sencillo, no obstante, en su elaboración. Tiene las características clásicas de un libro de autoayuda (cuando la gente lo dice despectivamente). Sin embargo, a partir de él pude despegar hacia otros autores y formarme una serie de ideas básicas que todavía me acompañan.

Algunas novelas que recomiendo ampliamente (simplemente porque me gustan):

Narciso y Goldmundo (Herman Hesse) (O casi cualquier otra novela del autor, Siddharta es mi favorito, pero por motivos personales. Reconozco que Narciso y Goldmundo o el Juego de los Abalorios son mucho más completos)

Crimen y Castigo (Fiodor Dostoyevski). También está muy bueno El Jugador y Memorias del Subsuelo.

Sobre héroes y Tumbas (Ernesto Sabato)

Juan Salvador Gaviota (Richard Bach)

Farenheit 451 (Ray Bradbury)

¡Buena Semana!

PD1: Ya que estoy les dejo una lista de libros que tengo en mi lista de pendientes por leer.  Los dejo por si están buscando algo más para leer: El 8vo hábito (Stephen Covey); Armas, gérmenes y acero: el destino de las sociedades humanas (Jared Diamond); influencia: la psicología de la persuasión (Robert Cialdini); El gen egoísta (Richard Dawkins); Business adventures: twelve classics (John Brooks); La innovación y el empresario innovador (Peter Drucker); The 48 laws of power (Robert Greene).