Manejo del estrés y productividad personal

La tensión entre el manejo del estrés y productividad personal aparece cuando tenemos un trabajo en relación de dependencia y estamos comenzando nuestro propio negocio, o incluso cuando nos dedicamos 100% a nuestro proyecto.

¿Cómo hacemos para estar en equilibrio, poder trabajar y dedicar buenas energías a nuestro negocio si nos estresamos permanentemente?

Meditando unos minutos todos los dís.

La meditación diaria es el hábito que te ayuda a bajar la velocidad, a ser más consciente, reducir los nervios y la ansiedad, y estar más presente en tu propia vida y aumentar tu productividad personal.


Puedes comenzar a ejercitar esto dentro del Programa o descargar el audio de Meditación Guiada que tenemos para ti de regalo al final de este artículo :)


No importa si tienes un día muy largo, de esos que no acaban más.

No importa si tienes una agenda muy apretada, estás muchas horas fuera de casa.

No importa si llegas cansado y sólo querés dormir.

Meditar todos los días es el hábito fundamental para conocerse a uno mismo, manejar el estrés, limpiar la mente en donde sea que estés, cuando sea que lo necesites. Te ayuda a comenzar el día enfocado y alineado con un ritmo más calmado, con foco en lo importante; y es genial para terminar el día de la mejor manera.

También ayuda para ejercitar la presencia y atención plena en lo que estás haciendo (o “mindfulness”) y ser más productivo.

Y sólo te tomará 2 minutos.

Los beneficios de la meditación y de los ejercicios de relajación son innumerables. Hoy compartiré los 4 más importantes, te contaré cómo aprender a meditar en casa hoy y te regalaré un Audio con una Meditación Guiada para que descargues en tu celular y puedas comenzar ya a experimentar sus beneficios.

 

Cómo controlar el estrés y la productividad personal con la meditación

 1. Meditación diaria para la atención plena

¿De vez en cuando sientes que haces actividades en automático, que estás haciendo algo pero en realidad estás pensando en muchas otras cosas?

¿Incluso estuviste conversando con alguien pero luego no recuerdas lo que hablaron?

¿Nunca tuviste esos días en los que te dices “qué me pasa, estoy muy distraído”?

No te alarmes que a todos nos pasa. El estrés laboral y el estrés emocional lo experimentamos todos.

Y es que estamos en tantas cosas a la vez que al final no estamos en nada y no logramos ser productivos realmente. Lo que nos sucede es que no estamos viviendo cada momento.

Y así nuestros proyectos no avanzarán hacia donde queremos.

Muchos de los problemas que más nos aquejan tienen que ver con esta falta de atención: estrés, el multitasking, el sentir que hacemos cosas todo el día pero no logramos nada de lo que nos proponemos, problemas en los vínculos con otras personas, etc.

Todos esos problemas nos generan sufrimiento y ansiedad.

Además, nos frustramos con mucha facilidad cuando los sucesos no cumplen nuestras expectativas, y nos cuesta sobreponernos a lo que ocurre internamente y externamente.

La atención plena se asienta sobre dos pilares:

Atención: es prestar más atención, estar más presentes en cada momento que vivimos, atender a lo que nos pasa, no pasar por encima de los momentos sin vivirlos.
Actitud: hay muchas cosas que no podemos controlar, tanto sentimientos como circunstancias. La actitud tiene que ver con aceptar las cosas como son, y darles una respuesta adecuada. Es preguntarnos ¿puedo estar bien con esta sensación, con este sentimiento?

De alguna manera la atención plena nos lleva a aceptar la incomodidad, aceptar que las cosas pueden suceder de manera distinta a cómo esperamos, y está bien.

Su ejercicio nos permite entonces reducir la ansiedad y aceptar que no podemos controlar todo, que no todo es tal cual lo esperamos.

Y por eso, quienes ejercitan la atención plena son más felices, saben controlar el estrés y son más productivos.

Meditando a orillas del lago Titicaca, Bolivia.
Aprender a frenar y meditar es muy simple y es clave para la productividad personal.

 

2. Te vuelves más sano y fuerte

La meditación tiene muchos beneficios a nivel físico. Cuando meditamos, sobre todo cuando lo hacemos todos los días, vamos generando muchísimos cambios y efectos en nuestro cuerpo.

Algunos de ellos:

Disminuye la presión sanguínea.
Reduce el estrés y la ansiedad. Esto nos sirve a todos, pero si eres una persona nerviosa o que tiende a estresarse más, esto generará un cambio profundo en tu calidad de vida.
Ayuda a prevenir problemas vinculados a tensión como dolores de cabeza, problemas para dormir, dolores musculares.
Ayuda a estar de mejor humor.
Fortalece el sistema inmunológico.

Todos estos beneficios vienen de una práctica sostenida en el tiempo.

Con meditar 3 minutos cada día durante una semana no lograremos transformarnos en personas más calmas. Por eso dedicamos un Módulo completo del Programa a ejercitar la Meditación como hábito.

Una vez que se vuelve un hábito, algo natural en nuestro día a día, vamos adquiriendo el súper poder de manejar la ansiedad y el estrés.

 3. El Cerebro funciona mejor

Además de la repercusión en el cuerpo, el funcionamiento del cerebro gracias a la meditación regular es increíble. Algunos cambios:

Mejora la atención, la concentración y el foco. Si la meditación es un hábito, estamos entrenando a nuestro cerebro para que se enfoque mejor en cada cosa que hacemos, que se concentre más y suframos mucho menos de distracciones o reacciones a lo que pasa a nuestro alrededor.
Estimula la creatividad. Suena extraño pero somos más creativos. Esto no quiere decir que gracias a la meditación seremos artistas de un día para el otro. La creatividad es necesaria para cualquier actividad, es lo que nos permite pensar de forma amplia y encontrar respuestas a problemas, o crear productos o servicios originales que resuelvan necesidades de otros.
Incrementa el volumen del cerebro, sobre todo la zona que corresponde al auto control y a las emociones positivas.

4. Manejo del estrés con una mejor perspectiva

A todos nos pasa de vez en cuando sentir que nos estamos ahogando en un problema enorme, que estamos estancados y no sabemos cómo salir de determinada situación.

Tenemos un problema en el trabajo, peleamos con nuestra pareja o simplemente no logramos resolver cómo hacer que nuestro negocio crezca y nos estresamos.

Cuando estamos tan involucrados en un problema, lo vemos como algo muy grande que no podemos derribar. En cambio con la meditación como parte de nuestro día a día, podemos tomar perspectiva, mirar el bosque y no sólo el árbol que tenemos en frente.

Con unos minutos de meditación diaria podemos alejarnos de las situaciones cotidianas, de todo lo que nos tiene frustrados, estancados, y tomar una nueva perspectiva.

Generalmente al hacer esto notamos que nada era tan gigante como creíamos y dejamos que nuestra mente se libere y encuentre alternativas con más calma.

Esto también nos ayuda a enfocarnos en lo importante y no dejarnos abatir por pequeños problemas del día a día.

Además, como a mí me gusta decir, la meditación es también como un “as bajo la manga”. Es decir, cuando ya hemos incorporado ejercicios de relajación o meditación a nuestro día a día, se vuelve una herramienta fantástica para utilizar en casos puntuales: cuando discutimos con alguien, cuando volvemos a casa del trabajo muy enojados, cuando llegamos muy cansados y con muchas preocupaciones en mente y queremos ponernos a trabajar en nuestro propio negocio pero nuestra mente está cargada de preocupaciones.

En todos esos casos, meditar unos minutos nos dará perspectiva y calma para limpiar la mente, dar vuelta la página y comenzar con las mejores energías a trabajar en eso que más nos importa. Así nuestra productividad aumentará porque no nos ahogaremos en un vaso de agua :)

Aumentar la productividad personal
Tomar perspectiva nos ayuda a mirar el mundo tal como es, y a ver que lo que creemos que es un problema enorme no es más que algo pequeño que podemos resolver.

Productividad personal para emprender

Todo esto es beneficioso para cualquier persona, claro.

Pero como emprendedor debes tener una fortaleza espiritual y mental muy grande para llevar adelante un proyecto en medio de un entorno cambiante e incertidumbre. Más aún si mientras lo haces trabajas en relación de dependencia, en un trabajo que no disfrutas mucho o que te genera estrés.

Un emprendedor sabe estar cómodo en la incomodidad y sabe que siempre puede elegir cómo responder a lo que sucede.
Rara vez los emprendedores súper exitosos que tanto admiramos aciertan con su primer proyecto. Pero llegan a ser exitosos en su ámbito porque perseveran, aceptan que algo no funcione, vuelven a intentarlo. No se frustran si su primer negocio no funciona como esperaban o si el contexto económico no lo favorece.

Aprender a manejar el estrés y la ansiedad con la meditación diaria será una pieza clave en la fuerza que tengas para trabajar cada día en tu proyecto, ser productivo, tomar buenas decisiones y sacarlo adelante, por más nervios que traigas del trabajo o circunstancias complicadas que enfrentes.

Mirada del cielo y árboles con mucha luz.

 

Cuándo es el mejor momento para meditar

Cuándo meditar depende de cada uno, te sugiero estos momentos:

Cuando te levantas, luego de tomar un café o antes de salir al trabajo. Así comenzarás el día con mucha calma y “con el pie derecho”, como dicen :)

Entre distintas actividades: si vuelves de la oficina y quieres ponerte a trabajar en tu proyecto, pues te sugiero que ahí frenes y medites unos minutos. Así podrás limpiar la mente de cualquier preocupación y comenzar liviano con todas las energías en tu negocio.

Al final del día. Meditar por la noche o cuando terminaste tu jornada y ya vas a cenar y descansar, también es muy útil. Algunas personas incluso meditan exactamente antes de dormir, así se aseguran un buen sueño, sin la mente cargada ni el cuerpo estresado.

Como dijimos antes, también es un “as bajo la manga”, así que además de tener un momento cada día para meditar, sea cual sea que más te sirva, puedes hacerlo cuando sientas que lo necesitas.

 

Cómo comenzar a reducir el estrés y la ansiedad ya

Marina Díaz, es psicóloga, escritora y una persona que ha experimentado la meditación en su vida y en la de sus pacientes. Como experta en ese área es nuestra entrevistada de lujo en el Módulo de Meditación del Programa.

Si eres parte de la Comunidad del Programa, podrás ver la entrevista completa que le hice sobre este tema. Es muy interesante y divertida, vale la pena dedicarle unos minutos :)

Pero si no estás en esa Comunidad y con este artículo comprendiste la importancia fundamental de la meditación diaria en tu vida, como ser humano y como emprendedor, quiero que pongas todo esto en acción hoy mismo.

 


Para eso, con la ayuda de Marina, te dejo sólo una acción para hoy:

Termina de leer este artículo, cierra todo y medita unos minutos. Sólo tienes que descargar el audio y seguir las instrucciones de Marina.
Acá puedes descargar el audio de la Meditación Guiada que ella grabó para ti.


 ***

Cuando hayas terminado, si te resultó placentero, vuelve acá y comenta tu experiencia. Puedes inspirar a otros a comenzar también y hacer de su día a día algo mejor :)

 

4 comentarios en “Manejo del estrés y productividad personal

  1. me gusto mucho la meditación guiada. Si bien ya soy de hacer meditaciones desde hace muchos años, hago meditaciones cortas y recurrentes generalmente cuando necesito dar una pausa por el estrés mismo. Pero la idea de tener unos 3 minutos de meditación como parte de un habito que favorece a mi actividad independiente es mas que interesante y muy recomendable. Muchas gracias.

    1. ¡Juan!

      Gracias por dejar tu comentario. Me alegro te haya servido el ejercicio que Marina grabó. Y espero me escribas en un tiempo para saber si te ha resultado incorporar la meditación a la vida cotidiana. Esto sin dudas evitará que llegues ese nivel de estrés que te hace frenar cuando estás sobre pasado.

      ¡Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *