Cómo la confianza y el apoyo correcto me ayudaron a dar el sí

Hace cuatro años comencé a sacar fotos. Empecé con paisajes, seguí con producciones con modelos, luego trabajé en dos instituciones educativas.

Y hace unas semanas me encontré siendo la fotógrafa de una fiesta de 15.

Cómo la confianza y el apoyo correcto me ayudaron a dar el sí.

 

Cualquiera que haya intentado alguna vez sacar fotos de noche, y con gente en movimiento, debe haber notado que no es justamente una tarea fácil. Así que pueden imaginar lo que es cubrir un evento de ese tipo (sin experiencia previa).

Al comienzo la simple propuesta me impactó y no acepté.

Pero la confianza y el apoyo de las personas correctas me impulsó a decir que sí.

¿Qué tienen que ver las decisiones que tomo con la confianza de otros en mí?

Una de las mejores maneras de conocerse a uno mismo, o de re-conocerse, es preguntando a los demás qué opinan sobre nosotros o para qué creen que somos buenos.

La idea de paradigma se aplica también al concepto que tenemos de nosotros y puede ocurrir que, estando condicionado por ideas previas sobre vos mismo, no estés viendo muchas de tus capacidades.

Por eso, construyendo vínculos genuinos con otras personas vas a tener también una fuente muy rica de observaciones y feedback sobre tu forma de ser y de actuar.

Fue gracias a Lu, y a la confianza que tiene en mí, que me animé a aceptar la propuesta.

Ella, conociéndome hace tanto tiempo, no sólo confió en mi capacidad para cubrir el evento sino que también me incentivó a hacerlo.

Cuando alguien cree sinceramente en tu potencial, encontrás una fuente de energía para recargarte y tomar valor para seguir adelante.

 

Buenísimo, había aceptado el trabajo. ¿Y después qué?

Lo nuevo, por lo general, genera temor.

Por eso, qué mejor que hacer frente al miedo que recurriendo a la Regla de los tres caminos: preguntar, investigar y experimentar.

1. Preguntar:

Lo primero que hice, después de aceptar, fue recurrir a una de mis grandes amigas, Agus, que también sabe de fotografía y dedicó mucho tiempo a cursos sobre el tema, ¿cómo entonces no pedirle que me de una mano?

Con la mejor disposición fue mi mentora durante dos semanas. No sólo me orientó en el manejo de la cámara (un modelo que no había utilizado antes), sino que también me acompañó en el proceso de aprendizaje.

Cada vez que vayas a enfrentar una situación, buscá alguien que sepa y en quien puedas apoyarte para conocer o hacer frente a eso nuevo.

 

2. Investigar:

Estamos en el siglo XXI, ¿hay acaso mayor fuente de información que Internet? No desperdicies tu tiempo intentando inventar la rueda de nuevo.

Cualquiera sea el tema que estés tratando, vas a encontrar muchísimos blogs y artículos que ya lo hayan experimentado o investigado previamente.

Esto, sumado a un libro que hace tiempo me regalaron, me permitieron enmarcar lo que estaba aprendiendo con Agus en un marco teórico más grande.

 

3. Experimentar:

En Superhábitos creemos que todas las experiencias traen un aprendizaje, entonces ¿qué es lo peor que puede pasar?

Es un proceso continuo y ascendente de aprendizaje.

Durante 14 días seguidos probé los usos que podía darle a la cámara, leía algo y lo probaba. Una y otra vez. Además, de a poco aumentaba la confianza en lo que iba a ser mi desempeño la noche de la fiesta.

 

Esa es mi experiencia. Ahora te invito a que te preguntes, ¿cuál es ese proyecto en el que no estás avanzando? ¿Cómo el apoyo y la confianza de otros pueden impulsarte a ser y dar más? 

¿Lo tenés en mente? Ahora te sugiero que esta semana:

  • Recurrí a las personas que ya conocés que están en el tema que te interesa, y pedíles que te den una mano. Por supuesto, fijate qué podes aportarles vos a cambio.
  • Investigá acerca del tema, en Internet, libros o donde más prefieras. Hay muchas personas en el mundo compartiendo sus experiencias, alguna te puede servir ;)
  • Empezá a hacer. Experimentando vas a ir ganando más confianza y, justamente experiencia
  • Por último, agradéceles. La gratitud es fundamental para tener vínculos sinceros con los demás.

 

 

Rodearnos de las personas adecuadas y construir relaciones genuinas con ellas no es una simple idea bonita, sino que es algo que llevado a la realidad genera efectos significativos en tu vida.

En mi caso, implicó enfrentar un nuevo desafío…

Y acá estoy unas semanas después, con una hermosa experiencia de crecimiento personal ;)

¿Tenés personas que te impulsen? ¡Contános tu experiencia!