¿Cómo ser más flexible? ¡Consejos simples que funcionan!

Como ser mas flexible mentalmente jugando con niños

¿Cómo ser más flexible? ¿Qué puedo hacer para mejorar mi flexibilidad? ¿Hay alguna forma de empezar a ver resultados rápido?

“Me encantaría ser más flexible, porque hay días en que siento que pierdo el control. Me doy cuenta de que ser rígido me deja muy vulnerable a los humores de los demás, atado a mis circunstancias y eso me hace sentir angustiado”. La frase sale sola, natural, y el cuerpo refleja el pesar.

Hugo es sólo una de muchas personas que desean ser más flexibles, para así poder tomar control de su vida. No está hablando sólo flexibilidad física, sino especialmente de flexibilidad mental, emocional y financiera. Flexibilidad con los demás y con él mismo.

Es muy difícil iniciar o hacer crecer un negocio si no somos flexibles. Ni hablar de hacerlo mientras trabajamos. Después de todo, ser flexible es poder doblarse fácilmente sin partirse”, ¿no? El opuesto es rompernos cuando las circunstancias o las personas a nuestro alrededor nos desafían. No saber cómo ser flexible en el trabajo y su vida personal tiene a Hugo atrapado. Si se deja llevar por el entorno pierde el control. Si no se adapta, se rompe.

Ser flexible no debería, nunca, significar ser sumiso o dócil, ¿para que ser flexibles si eso significa renunciar a nuestros objetivos o sueños? Al contrario, debería ser una habilidad que nos permita desarrollarnos a pesar de y por sobre lo que sucede.

Cómo ser más flexible tiene que con la flexibilidad física, ¡pero hay mucho más detrás!
Cómo ser más flexible tiene que ver con la flexibilidad física, ¡pero hay mucho más detrás!

¿Qué es realmente la flexibilidad? ¿Por qué es importante conseguirla?

¿Quién no ha escuchado que debe “ser flexible como el bambú”, “como el agua” o “como un junco”?

En ninguno de estos casos ser flexible significa perder el rumbo. Por el contrario, se trata de cosas que durante los problemas saben adaptarse y cambiar, pero que luego saben también recuperar su forma original. Son flexibles, pero mantienen claros sus objetivos. Durante una tormenta el bambú se mueve y dobla, pero al final de la misma recupera su posición. No es dócil, sino simplemente flexible.

La importancia de ser más flexibles está presente desde hace mucho tiempo en la literatura oriental. Los taoístas decían que “la flexibilidad es la gran firmeza”. Lao Tsé dijo que “lo duro y lo rígido son propiedades de la muerte” mientras que “lo blando y flexible son propiedades de la vida”. Lao Tzu se sumó a la fiesta pro-flexibilidad diciendo “nada es más suave y más flexible que el agua, sin embargo, nada lo puede resistir”.

De a poco fue penetrando también en nuestra cultura. El autor alemán Herman Hesse dijo: “Lo blando es más fuerte que lo duro; el agua es más fuerte que la roca”, y Bruce Lee lo resumió todo diciendo: “Sé agua, amigo”.

Ok. Hugo también está de acuerdo con Lao Tsé y Bruce Lee. Quiere ser flexible como un bambú de agua que creció en un junco, pero… ¿cómo? ¿cuál es la mejor manera de aumentar su flexibilidad?

A continuación veremos formas simples y cotidianas de mejorar tu flexibilidad a nivel mental, emocional, físico y financiero. Desarrollar estas dimensiones de la flexibilidad te volverá más productivo, mejorará tus relaciones y aumentará los resultados que obtienes como persona y como emprendedor.

Después de todo, ¿ser flexible no se trata exactamente de ser a prueba de circunstancias y cambios a nuestro alrededor?

Cómo ser más flexible mentalmente

Conseguir ser flexibles mentalmente tiene que ver con aumentar nuestra capacidad de enfrentar nuevas ideas o paradigmas que desafíen lo que sabemos o pensamos. Es una forma de mantener nuestra mente fresca, joven y abierta.

La mejor manera de lograrlo es leyendo a diario material que nos desafíe. Si siempre leemos el mismo diario, o escuchamos a los mismos autores, siempre veremos las cosas desde el mismo punto de vista. Si, en cambio, nos exponemos periódicamente a ideas nuevas y puntos de vistas desafiantes, mantendremos abierta nuestra mente a nuevas opciones. Al mismo tiempo estaremos desarollando bases para comprender mejor a quienes nos rodean. Leeremos lo que ellos leen, y eso fortalecerá la comprensión que tenemos de su punto de vista.

Si quieres leer más, te sugiero que empieces por los artículos que Santi escribió sobre cómo leer 100 libros en un año o cómo aumentar lo que lees con sólo 7 minutos cada día. También hay una conversación sobre leer en nuestro podcast, que puede servirte.

Una forma aún más simple de que tu mente se mantenga flexible es exponerte de forma constante a cosas nuevas. No estoy hablando de viajar a Thailandia o saltar de un edificio con paracaídas. Me refiero a pequeñas decisiones cotidianas, como escuchar canciones distintas a las que escucharías normalmente (el equivalente musical a escuchar autores que te desafíen). También jugar juegos que estimulen la creatividad.

Como ser mas flexible mentalmente jugando con niños
Pasar tiempo con niños y adolescentes es una forma genial de ejercitar la flexibilidad. PD: Yo soy el que está ejercitando su flexibilidad contra la mesa :)

Mi pequeño truco para mantenerme flexible es pasar mucho tiempo con mis primos y sobrinos, tanto niños como adolescentes, y hacer un esfuerzo sincero por participar en sus juegos (físicos o videojuegos), escuchar la música que les gusta y leer los libros o autores que les interesan. Eso no sólo fortalece nuestras relaciones, sino que me mantiene expuesto a nuevas tecnologías, ideas y formas de hacer las cosas. Algo así como un junco de agua que escucha música electrónica cada tanto y juega videojuegos XD.

Cómo ser más flexible físicamente

Tener flexibilidad física no quiere decir tener la flexibilidad de una gimnasta rusa medalla de oro en la olimpiadas. Por lo menos no es por allí que tenemos que empezar. Ser flexibles físicamente es importante porque se conecta con nuestra capacidad de hacer ejercicio y mantenernos en forma. También ayuda a prevenir lesiones y aumentar nuestras energías en el día a día.

Al igual que con la flexibilidad mental, ser más flexibles físicamente empieza por acciones cotidianas que toman apenas unos minutos. Nuestra herramienta principal serán los estiramientos (o elongaciones), y si no conoces muchos te recomiendo descargar esta aplicación en tu teléfono móvil o smartphone. Se llama “Estiramientos”, y es completamente gratuita.

Una vez que tengas la aplicación, incorpora utilizarla por algunos minutos cada día y empieza a aumentar tu flexibilidad paso a paso. Los dos mejores momentos para hacerlo son, en mi experiencia, luego de una caminata y antes de dormir.

Cuando digo “luego de una caminata” me refiero a cualquier momento en que hayas puesto tu cuerpo en actividad, aunque sea por cinco minutos. En mi caso, por ejemplo, la utilizaba al llegar o al volver del trabajo, que había caminado algunas cuadras desde la parada del bus. Otro ejemplo es cuando termines de limpiar tu hogar.

Los ejercicios de estiramiento te ayudarán a ser más flexible de la espalda, en las piernas y aumentarán tu agilidad. Aunque estirar unos minutos pueda parecer poco, pronto notarás que todo el cuerpo se fortalece. Es una parte fundamental de una rutina saludable y equilibrada. Eso también te dará confianza y te hará sentir relajado. De hecho, ¡estirar antes de dormir es una de las maneras más efectivas de descansar mejor!

Cómo ser mas flexible y tolerante

Ser tolerante tiene que ver con ser flexible a nivel emocional.

Para entenderlo mejor, pensemos cuál es el opuesto a la tolerancia: censurar, ensañarse, obstinarse, oprimir o ser soberbio… ¿qué tienen en común todas esas actitudes? ¡Que están apoyadas en inseguridades!

Ser más tolerante y flexible empieza por darnos cuenta de que podemos ser flexibles con las personas, escucharlos y expresarnos tranquilamente sin que ello implique que estamos de acuerdo o sometidos a su opinión.

Los ejercicios para ser más tolerante con los demás son ejercitar la escucha activa y recordar que el marco para los acuerdos es ganar-ganar o no hay trato.

Ejercitar la escucha activa implica practicar en cada conversación el poner nuestro foco en comprender al otro. Esto implica en el momento no sólo ver qué dice, sino también explorar por qué lo dice y cómo se siente. Incluye ver el lenguaje corporal y no pensar en qué diremos nosotros luego o en qué haremos esta noche para cenar. Al simplemente escuchar y hacer preguntas reformulando para asegurarnos de haber comprendido, empezaremos a ser más tolerantes. Esa flexibilidad provendrá de ver que los otros nos hablan desde una perspectiva y cosmovisión distinta a la nuestra, y también el entender que si nos dicen algo es porque es importante para ellos.

Luego de escuchar activamente nuestra flexibilidad aumentará al darnos cuenta de que toda conversación debe darse en el marco de ganar-ganar o no hay trato. Esta idea se origina en el Libro “Los 7 Hábitos de las Personas Efectivas”, de Stephen R. Covey. Las relaciones con otros serán mejores en la medida en que seamos conscientes de nuestra propia independencia. Si yo sé que puedo valerme por mí mismo, soy independiente a nivel emocional, económico y físico, no tengo por qué aceptar un trato en el cual la relación sea perder-ganar, o ganar-perder. No necesito imponerme ni tengo por qué dejar que otro se me imponga. En cambio, soy flexible para buscar terceras alternativas y maneras de hacer las cosas con las que ambos nos sintamos realizados.

Este paradigma nos hace más flexibles porque sabemos que podemos escuchar, comprender, explorar lo que el otro piensa sin que eso signifique que renunciaremos a nuestras propias ideas y sentimientos. El saber que en cualquier momento podemos decir “no hay trato” nos hace flexibles, dinámicos y agradables al trabajar con otros.

Cómo tener flexibilidad financiera

Ser flexibles en la empresa o a la hora de emprender se conecta profundamente con nuestra situación financiera. Si estamos al límite entre nuestros ingresos y gastos, o si estamos endeudados, ¿cómo podemos ser flexibles? ¡Estamos al borde de una crisis con cualquier variación en nuestros ingresos o gastos!

Como ser mas flexible en las finanzas
Ser flexible financieramente te permite viajar más, ¡esta foto la sacamos en nuestro viaje a Santiago de Chile!

Cómo ser más flexibles significa, en las finanzas, aprender a generar aire o espacio entre nuestros ingresos y gastos. Implica también profundizar nuestra capacidad de generar ingresos sin dinero.

La principal herramienta para aumentar rápidamente nuestra flexibilidad financiera es el minimalismo, o el aprender a vivir con lo esencial. Como saben todos en la comunidad de lectores de Superhábitos, es un tema al que le hemos dedicado varios artículos, y que tiene una importancia fundamental para cualquier persona que desee crear un negocio propio. Es una de las claves, también, de tener libertad financiera.

¿Cómo ser más flexible en poco tiempo? ¡Aplica los consejos en este artículo!

Puedes ser más flexible rápido si te comprometes a incorporar las practicas que incluimos en este artículo:

  1. Para flexibilidad mental: Lee material variado, e incorpora actividades desafiantes en tu día a día, ¡aunque sea encontrar un nuevo camino por la calle cada día!
  2. Para flexibilidad física: camina algunos minutos y estira luego. Pronto estarás tocándote las puntas de los pies sin problema alguno.
  3. Para flexibilidad emocional: escucha activamente y vuelve un hábito el siempre abordar las conversaciones con un paradigma de “ganar-ganar o no hay trato”.
  4. Para flexibilidad financiera: empieza a simplificar tus cosas y desarrolla tu capacidad de generar negocios utilizando tus talentos y pasiones.

Estas practicas cotidianas hacen posible adaptarse a los cambios e incluso ver oportunidades en ellos. Los resultados de empezar a utilizarlas se ven en menos de una semana, ¡y en un mes te sentirás como una persona distinta! Ese es el poder de convertir conductas en hábitos.

Ponlos en práctica y cuéntanos luego qué tal es la vida con la flexibilidad del bambú :)

Mati

PD: Convertir estas prácticas en hábitos puede ser complicado. Si de verdad estás comprometido con los resultados que traen, te sugiero que utilices nuestra planilla gratuita de desarrollo de hábitos. Está incluida en nuestro Kit Gratuito, y puedes acceder a él ingresando tu mail en el formulario a continuación:

[chimpy-form]

8 comentarios en “¿Cómo ser más flexible? ¡Consejos simples que funcionan!

  1. Hola me gusto mucho esta informacion,dado que yo tengo 4 hijos de 27_25_23_21 y siento que no puedo vivir con ellos sin dejar de involucrarme en su vida .mejor dicho ellos me involucran a mi hasta en sus relaciones de pareja y siento que pierdo el control de mi vida y eso me angustia .pero paralelamente soy muy poco flexible con ellos

    1. ¡Beatriz! :) La flexibilidad es una habilidad que es bueno desarrollar, y más todavía en situaciones como las tuyas. Es importante construir buenas relaciones, y para eso lo primero es que seamos independientes y podamos tener nuestra vida ;) Eso nos ayuda a estar más tranquilos, y ese es un requisito necesario para ser flexibles con otros :D

  2. hola gente muy interesante el sitio,me hace un poco de ruido o no llego a comprenderlo en su contenido es este paradigma,”ganar-ganar o no hay trato”
    podrìan ayudarme,
    a simple vista lo entiendo como “si no gano no juego” ,lo cual se da de bruces con la flexibilidad del saber perder para valorar màs la victoria
    desde ya muchas gracias

    1. Roberto! Hola, y gracias por tu comentario. La idea de “ganar-ganar o no hay trato” proviene de Stephen Covey, y significa pensar en el largo plazo en las relaciones cada vez que tenemos un intercambio. No dentro de los juegos, sino dentro de los acuerdos y pactos. La idea básica es que siempre que en un intercambio una de las partes salga perdiendo, por más que la otra gane en el corto plazo, pierde en el largo plazo, porque las relaciones se deterioran.

      Si cuando haces un acuerdo conmigo sales perdiendo, no querrás seguir trabajando conmigo, o lo harás de forma reticente y molesta. Entonces es en mi mejor interés que siempre que acordemos, salgas ganando, porque eso llevará a mejores relaciones. Lo mismo a la inversa. Pensar en ganar-ganar o no hay trato significa que pondremos el esfuerzo en generar un acuerdo con el que todos nos sintamos bien y ganadores. Todos los que están en la mesa. No es fácil, pero generando nuevas opciones y alternativas es posible.

      Agregar “o no hay trato” significa mantener presente la posibilidad de no acordar. Somos personas independientes: si para que haya un acuerdo, tengo que salir dañado, no me interesa. Pero tampoco me interesa un acuerdo en el que TÚ salgas dañado, por más que yo gane. O ganamos los dos, o lo mejor es que no acordemos, porque las ganancias de corto plazo llevarán a perdidas más grandes en el largo plazo.

      Finalmente, esto se relaciona con la flexibilidad porque para llegar a este tipo de acuerdos debemos mantenernos independientes y abiertos a pensar nuevas alternativas :)

      ¡Espero que esta respuesta te sirva! ¡Saludos!

      Mati

  3. Hola Matías:

    ¡Impresionante post!

    A mí me pasa que soy muy rígida. Así que seguiré tus consejos y seré como bambú.

    Magnífica la foto con la niña, me hace recordar mis juegos con mi hija de 4 años. Realmente, compartir con niños es motivante, desestresante, aprendemos montones a vivir la vida en el presente sin preocupaciones. Para los niños solo existe un día: hoy.

    Ya te contaré como me va en los 4 hitos de flexibilidad. Por si se me olvida compartirlas, aquí queda mi email para que me recuerdes.

    Un abrazo para ti y para todo el equipo SH.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *