El primer paso para emprender

Hoy es un día muy especial.

Todos en la Comunidad saben que venimos trabajando desde Febrero en un Curso para Ustedes. Y hoy sale al aire ;).

Pero antes, tenemos algo pendiente.

Ayer dijimos que esta iba a ser una semana muy especial, y empezamos por derribar los 4 mitos que obstaculizan a las personas a la hora de iniciar su emprendimiento. Así, aprendimos que:

  • Las personas eficaces no son las que hacen muchas cosas, sino las que hacen lo importante.
  • Que uno no se organiza “cuando tiene tiempo”. Tiene tiempo porque adquiere y practica el hábito de organizarse.
  • La falta de disciplina no es un obstáculo cuando nos concentramos en ir desarrollando hábitos (porque dejamos de luchar contra las cosas y las hacemos en automático).
  • Que el primer paso a la hora de emprender es trabajar sobre uno mismo y desarrollar las habilidades personales emprendedoras.
  • En Internet podés encontrar Comunidades de personas con objetivos similares y así enfrentar acompañado los retos que te proponés. La Comunidad de Superhábitos reune a personas que quieren emprender y las acompaña en el proceso a convertirse en emprendedores y lanzar sus negocios.

Fue un Post largo, pero valió la pena por los comentarios y nos mails que nos llegaron. Especialmente, porque una pregunta surgió entre todo eso.

Queremos organizarnos y desarrollar los hábitos para volvernos emprendedores. Tenemos el objetivo (iniciar un negocio propio) y la Comunidad. Pero…

¿Cuál es el primero paso?

El primer paso es descubrir y expresar tu Misión Personal, y empezar a usarla para tomar las decisiones.

La causa número uno de que proyectos queden en la nada es que se los abandone.

Voy a decirlo de otra manera: por cada idea que fracasa porque no fue bien ejecutada, o cada emprendimiento que no logra una base sólida de clientes, hay miles de proyectos que fracasan simplemente porque se los abandona.

¿Por qué sucede esto?

Estamos acostumbrados a que los medios de comunicación y el rimo cotidiano nos inviten a “disfrutar el presente”, y no frenamos a pensar en el futuro. Hay pocas publicidades en las que el héroe sea una persona pensando y planeando.

Si miramos a nuestro alrededor no encontramos una imagen muy distinta. Muchos de quienes nos rodean, incluso personas queridas y cercanas, viven su día a día sin una imagen clara de qué quieren lograr. Algunos nunca se lo preguntaron. Otros, simplemente, se dieron por vencidos.

Y si te lo preguntaran, ¿tendrías una respuesta?

Es que el ejercicio de mirar a largo plazo no es para nada común. Y eso que es uno de los que más impacto puede tener en la vida de una persona. Sólo se encuentra lo que se busca. Por lo tanto, nunca vas a encontrar lo que buscás si no sabes qué es.
Y no estoy hablando del ejercicio de imaginar qué tipo de auto te gustaría tener, o tu marca de reloj. Esas cosas son pasajeras y superficiales.

Cuando hablamos de la Misión Personal vamos a un nivel mucho más profundo, con un terrible poder de cambio.

¿Qué significa tener una Misión Personal?

Tener una misión personal implica descubrir, explicitar y recordar cuál es tu objetivo más profundo en la vida, qué querés aportar al mundo y cuál es el legado que te proponés dejar.

Sentarte a pensar tu misión personal implica tener un momento para preguntarte: ¿qué querés lograr con tu vida?
No son preguntas fáciles. Pero nunca las cosas fáciles fueron las que hicieron la diferencia, ¿no?

Tu Misión puede enunciarse en cualquier formato que te resulte cómodo. A personas como yo les sirve tener un enunciado escrito, pero otras prefieren tener una canción, una imagen o un escudo. Incluso entre los enunciados hay variantes: hay quienes tienen un simple lema, otros oraciones muy elaboradas y finalmente párrafos completos.
No es la forma de expresarlo lo que importa, sino el encontrar un objetivo claro y en el que se reúnan tus distintos roles, aspiraciones y principios.

¿Alguna vez escucharon la frase “ese es un hombre con una misión”? Hace referencia a alguien enfocado, motivado y que no va a perder ese objetivo de vista a pesar de los problemas que aparezcan en el medio.

El proceso de descubrir la propia Misión Personal trae efectos inmediatos sobre las relaciones, productividad y organización, porque va al centro de todo: la base con la que juzgas la importancia de las cosas.

Así, en tus decisiones cotidianas pierden relevancia las opiniones o humores ajenos, lo que dice tal o cual personaje público o tu círculo de amigos. Pasan a segundo plano las vanalidades cotidianas o las cuestiones meramente materiales. Tener claro un propósito te da una perspectiva inigualable.

Tu Misión Personal se convierte en una estrella Guía, y eso te da fuerzas y orientación en cada momento, por más agitado o complicado que pueda tornarse un día o una actividad.

post mision

Hace unas semanas tuve la suerte de entrevistar a John Franco, un amigo y emprendedor de Ecuador, y dijo una frase que refleja todo esto: “Este es un llamado que todos tenemos. El punto es que nunca me he engañado a mi mismo. Tienes que mantenerte en tu origen, ¿cuál es tu esencia? ¡¿Cuál es tu esencia?! Cuando tú eres honesto contigo mismo no importa lo que tengas. Importa lo que tu alma busca”. La entrevista entera es parte del Primer Módulo del Curso, pero pueden ver un fragmento acá.

¿Cómo se ve en la práctica?

Todo muy bonito pero… ¿cómo logramos llevar nuestra Misión a esos efectos prácticos?

Claro que ninguna de estas cosas es un proceso mágico. No se trata de bañarte en agua de almendras y levantarte iluminado.
Una vez que tu Misión Personal está expresada de alguna manera, hay que encontrar desarrollar el hábito de recordarla utilizarla para las decisiones cotidianas.
Para eso hay un procedimiento muy simple, pero no es de eso que queremos hablar hoy. Hoy queremos ver cuán importante es tener tu Misión y recordarla día a día para emprender. Realizar esa actividad cada día comenzará a traerte resultados con mucha velocidad.

El problema la mayor parte del tiempo no es que hagamos las actividades importantes y no nos traiga resultados. El problema es que no las hacemos.

¿Y cómo se conecta esto con Emprender?

Los grandes emprendedores no ven a su empresa como un fin en si mismo, sino como un vehículo para realizar su misión personal.

En mi caso, por ejemplo, Superhábitos no es el objetivo real. Mi Misión va mucho más allá: es ayudar e inspirar a otros a perseguir sus sueños y crear grandes cosas.

El tener una misión:

1. Es una fuente de Energía en el camino a encontrar una idea y transformarla en un negocio.

Lideró el camino a que nazca Superhábitos. Aunque trabajaba y estudiaba sabía que todo eso se daba en función de algo más grande. Así, siempre me hacía tiempo para estudiar y experimentar modos de hacer mejor distintas tareas.

También implicó estar atento a qué problemas tenían otros a mi alrededor y de qué maneras mi ayuda servía. Cuando nos reunimos como Equipo la Misión común permitió trabajar las diferencias o individualidades.

2.Es una Brújula para las decisiones cotidianas.

Me permite trabajar duro y tomar decisiones. Hay días en que trabajamos 14 horas para Superhábitos, sin darnos cuenta y disfrutándolo. No hay jefes. No hay horarios. Nadie se enteraría si trabajamos menos. Pero hay algo más grande: una misión que nos entusiasma y con la que nos sentimos identificados.

Ese mismo propósito nos permite tomar las decisiones con perspectiva y calma: no vamos a aterrarnos por una consecuencia negativa de corto plazo, ni actuar en base a lo que da más ganancias o es más sencillo. La pauta es simple, y eso nos da foco: ¿cuál es el comportamiento y producto que se condice con nuestra misión? ¿De qué manera podemos aportar más valor? ¿Qué herramienta va a impulsar más emprendedores?

3. Es un punto de referencia en momentos difíciles.

Ojalá al emprender todo fueran éxitos, abrazos de gol y cenas de festejo. La realidad es que el día a día implica incertidumbre, experimentos que no funcionan y momentos de extrema dificultad.

¿Cómo continuar cuando algo sale mal? El tener una misión que supera a un negocio puntual te da la fuerza que viene de saber que “si no es este será el próximo, pero voy a dejar el alma en que sea este”. Cuando tenés la perspectiva de a dónde vas en la vida cualquier problema parece pequeño. Y las oportunidades aparecen por todos lados.

Todo gran emprendedor necesita una Misión. Al tenerla, las decisiones son certeras y los obstáculos sólo eso.

Un sistema infalible para incorporar hábitos y Convertirte en Emprendedor

Como les adelantamos, hoy es un día muy especial.
Desde Febrero venimos trabajando en un Curso. Tiene muchas horas de lectura y experiencias detrás. En Junio, los Módulos y Guías Prácticas estaban listos. Pero ahí descubrimos algo:

El verdadero problema, para la mayoría de los miembros de la Comunidad, no es aprender hábitos, sino incorporarlos. Hacerlos propios. Ese es el verdadero desafío.

Y con ese desafío volvimos a reunirnos y pensar: ¿cómo generar un sistema que no sólo enseñe sobre hábitos, sino que permita incorporarlos?

De nuevo, era lo que había que hacer por nuestra misión: queremos que toda esta Comunidad se vuelva emprendedora y salga a hacer la diferencia.

Y ahí nació lo que hoy es el Programa Convertite en Emprendedor, y su metodología.

En resumen, el Programa Convertite en Emprendedor se apoya en los siguientes pilares:

  1. Decodificar el “ser emprendedor” en 12 habilidades personales… y cada habilidad en un hábito.
  2. Generar un mapa de ruta con un paso a paso simple y claro. No es un despliegue de soluciones fáciles, sino un proceso natural de desarrollo.
  3. Describir cada hábito y la forma de incorporarlo de forma clara. Cada mes empieza con un Plan puntual semana a semana.
  4. Confiar en el poder de los pequeños cambios. Con un par de horas de lectura el fin de semana y 15 por día vas a poder ejercitar cada hábito. Aunque parezca algo pequeño es un camino seguro a empezar tu negocio.
  5. Ponerte en contacto con Expertos y Emprendedores que ya obtuvieron resultados.
  6. Rodearte de amigos y compañeros con el mismo objetivo y desarrollando los mismo hábitos. Esto sirve para mantenerte enfocado y superar obstáculos.
  7. Acompañarte de forma personal a través de los foros y de horas de trabajo semanales con nuestro Equipo.
  8. Que tenga un costo accesible para asegurarnos de que más personas puedan hacerlo. Hay 3 planes pero, básicamente, podés empezar a emprender por lo que vale un desayuno.

Estamos seguros de que, después de pasar por el Programa Convertite en Emprendedor, no vas a poder NO empezar un negocio :)

Podés encontrar más detalles e información acá.

¿Qué empresa necesitás crear para realizar tu misión?

Superhábitos ha sido una aventura desde el primer día, pero mis recuerdos más lindos de este año son aquellos en los que alguien de la Comunidad nos escribió para contarnos que empezó un negocio.

No se trata de cuál de estos negocios va mejor. Se trata de que cada uno de ellos dejó de esperar que las cosas pasen y está haciendo realidad su Misión. Y eso me llena de energías, porque cada mañana me inspira pensar cuántos emprendimientos más están germinando en la Comunidad.

¿Cuál es el tuyo?

Recordá: lo peor que se puede hacer es no hacer nada.

La causa número uno de que proyectos queden en la nada es que se los abandone.

Desde el 06 de Octubre vamos a empezar a incorporar este hábito con todos los miembros del Programa. Incluso si no te sumás, por favor no dejes de pensar tu misión y usarla día a día para tomar decisiones.
Ese es el primer paso para convertirte en emprendedor. Después todo cambia.

Para terminar…

El sentido de todo lo que hacemos en Superhábitos, y especialmente del Programa, es ayudar a empezar a los Emprendedores que van a cambiar Hispanoamérica. Creemos en tu potencial, y también reconocemos que las cosas grandes toman tiempo, cambios y aprendizajes.
Así como nos emociona cada vez que un Súperemprendedor nos escribe para contarnos sus progresos, nos encanta también compartir los nuestros con Ustedes.

Por eso les pedimos que se tomen 5 minutos para entrar a la página de presentación del Programa y darle una mirada.

Aunque trabajamos muchas horas en realizarla sólo tiene sentido si a Ustedes les sirve. Después de verla cuéntennos todas las dudas o preguntas qué se les ocurran, sea a través de los comentarios, correos o las redes sociales.

Esta semana vamos a estar abocados a contestar las preguntas y el Jueves vamos a escribir un Artículo aclarando las más comunes y contándoles más sobre la metodología de este Programa.

En el Programa reunimos toda la experiencia de un año de escribir, dar talleres y conversar con emprendedores. Estamos seguros de que, quienes lo completen, van a ir incorporando cada hábito y, al final, van a estar listos para iniciar su negocio.

Es simple, práctico y claro. Sólo tenés que dar el primer paso.

Desde hoy hasta el Viernes podés reservar tu lugar y comenzar el 6 de Octubre el proceso para Convertirte en Emprendedor.

 

Ahora sí se acabaron todas las excusas, ¿no?
¿Listo para Convertirte en Emprendedor? :)

programa foto final