Qué hacer si no conoces tus talentos o qué te apasiona

Esta es una serie de 3 Posts sobre cómo elegir cuál es el negocio adecuado para ti, de acuerdo a tus pasiones, talentos y principios, y también sobre cómo resolver los principales problemas que pueden surgir en el camino a descubrirlo y dar los primeros pasos.

  • En el primer artículo cubrimos cuáles son los 4 patrones a tener cuenta para crear un negocio adecuado para ti, cómo los 4 juntos conforman lo que en Superhábitos llamamos tu “Chispa” y les dejé una Guía para que puedan pensar en su caso particular. Si aún no leíste este artículo, te sugiero que empieces por allí y descargues la Guía (es gratis, igual que todo nuestro Kit Básico).
  • En el segundo artículo cubrimos el principal problema que surgía al enfrentar el reto de crear un negocio en el que aportemos mucho valor. Vimos herramientas concretas para enfrentar preguntas como: ¿qué pasa si sentimos que no estamos listos, no sabemos lo suficiente o no somos expertos?
  • En el artículo de hoy vamos a abordar otro problema central que muchas personas en la Comunidad enfrentan en el camino a crear un negocio único que les apasione: no saber qué les gusta, en qué son buenos o cuáles son sus principios.

El problema de identificar cuáles son nuestros talentos y pasiones

Un mail que me llegó de un miembro de la Comunidad resume perfecto el problema de no saber qué nos gusta, en qué somos buenos o qué queremos lograr en la vida.

Como todo testimonio real, aporta mucho más que cualquier ejemplo o reflexión. Por eso tenía que compartirlo con Ustedes. Lo resumí un poco, pero creo que cada línea tiene un peso gigante:

“Recién termino de escuchar su Podcast, muy bueno, los felicito. Te escribo para comentarte que a fines del año pasado largué con el Kit de Herramientas de Superhábitos; cuando llegué a la guía 3 me sentí muy entusiasmado de encontrar una guía que finalmente me ayude a encontrar mi Chispa Interior.

Es algo que vi reflejado en vos cuando el otro día explicabas en un post que el día de tu cumpleaños estabas trabajando en la difusión del video de TEDx; no estabas trabajando, estabas viviendo tu pasión. Genial!

En algún lugar leí o escuché (no sé si en los libros de Kiyosaki) la frase que dice: ‘encuentra un trabajo que te apasione y no tendrás que trabajar un solo día en tu vida’.

A medida que avanzaba sobre la guía 3 me iba sintiendo cada vez más frustrado; no tenía respuestas a las preguntas de la guía.

Me di cuenta que no tengo registro de haber perdido la noción del tiempo por haber estado haciendo algo, no estoy muy seguro de qué hacer con U$S158 millones, no tengo una persona que siempre haya representado un modelo para mí, me costó horrores reconocer en qué soy “excelente” y me avergonzó un poco darme cuenta que las personas no me andan “agradeciendo” por algo que haga con alguna regularidad.

¿Qué haría si sé que es imposible fallar? No lo sé. Me hubiese encantado responder con una idea contundente tipo: “un estudio de grabación para músicos de más de 50 años que no tuvieron éxito”… ¡pero no tengo ni idea!

¿Qué actividades me hacen feliz? Puse viajar, hacer actividad física y salir con amigos como actividades en las que me siento bien cuando las hago.

Sobre la mi “huella en el mundo”, ya no me interesa quedar inmortalizado, solo quiero estar seguro que cuando sea viejo saber que no desperdicié mi vida haciendo lo que no quise.

No pude seguir con el kit sin haber encontrado mi chispa interior. Intenté hacer de nuevo la guía 3 en varias oportunidades sin resultados y frustrándome de nuevo.

Me siento lleno de energía y siento que no la estoy usando en nada. No quiero caer en empezar cualquier negocio que no me interese de verdad. No quiero esperar a pasar una situación trágica para darme cuenta de las cosas”.

¿Alguno de Ustedes se sintió identificado?

Yo sí, muchísimo.

Proceso de descubrir qué nos gusta - metáfora
El proceso que debemos pasar para descubrir qué nos gusta o cuáles son nuestros talentos puede ser difícil y hacer que nos agarremos la cabeza, ¡igual que los problemas de tráfico! :)

Qué hice yo cuando no sabía lo que me gustaba o qué tenía para aportar

Como algunos saben, el proceso que terminó en Superhábitos (y que hoy esté escribiendo este artículo a las 07:30am.) empezó mucho antes, en parte en 2006 cuando me enteré qué era tener un negocio propio y en parte en 2010 cuando me topé con los libros de Stephen Covey.

Incluso con todo ese tiempo, recién a inicios de 2013 logré ver con claridad qué era lo que quería hacer. Incluso desde ahí hasta la charla de TEDx pasaron muchísimas cosas (la historia completa sobre cómo dar una charla TEDx que llegue a 10.000 personas está en este post).

A veces vemos a los emprendedores o artistas y asumimos que simplemente tuvieron la claridad desde el primer día. Eran talentosos, apasionados y el éxito fue un resultado natural de eso.

No vemos que detrás de cada persona hay largos procesos de mejora, descubrimiento, fracasos y logros.

Quiero ser transparente con Ustedes. Y eso implica reconocer que entre mi primer lectura sobre emprendimientos y hoy pasaron 9 años.

¡9 años!

Mi esperanza cuando me levanto a escribir cada mañana, o cuando me reúno con miembros de la Comunidad en los Encuentros y en las sesiones de Trabajo 1 a 1 es que no tengan que pasar por el mismo proceso. Que lo hagan en meses o semanas, no en años.

Pero no hay artículo, libro o curso que podamos crear que haga que el proceso sea innecesario. Se puede acelerar, pero no evitar. Y no es justo auto-exigirnos una claridad absoluta o compararnos con personas que recorrieron otros caminos. En estos años he tenido la suerte de encontrarme con mentores que me han hecho el camino mucho más corto: hay personas para las que el camino empieza más tarde en la vida, y tarda más tiempo.

Entre que el camino emprendedor empezó para mí y logré aclarar mis talentos, pasiones y principios, pasaron 6 años. Y entre ese momento y los primeros resultados económicos pasó casi un año más.

No se empieza con una claridad absoluta, sino que vamos aclarando a medida que avanzamos. Al comienzo tenía lo mismo que Gonzalo: energías, y ganas de aprovechar mi tiempo, de construir una vida de la que esté orgulloso y pasar tiempo con quienes quiero.

¿Cómo puedes ahorrarte un par de años y lograr aclarar más rápido qué es lo que te apasiona y qué talentos tienes para ofrecer?

Jugando un poco más.

Cuando le contesté el mail a Gonzalo le sugerí que no se tomara la Guía para descubrir La Chispa demasiado en serio. Es una herramienta, y sabemos que puede dar muchos resultados, pero eso no quiere decir que tengas que completarla con la auto-presión de que lo que resulte de ella es obligatorio para ustedes.

Si alguno de ustedes siente también que no sabe lo que le gusta o en qué es bueno, simplemente juegue con la Guía. Con jugar me refiero a:

a) No pienses en talentos espaciales. Busca en lo más pequeño, detallado y cotidiano.

Por ejemplo, si estamos pensando en por qué nos agradecen las personas no busquemos un momento en que un extraño nos abrazó con los ojos llenos de lágrimas de gratitud y repitiendo gracias mil veces por lo que acabamos de hacer.

Vayamos a lo cotidiano, pequeño y concreto.

Empecemos por prestar atención a cualquier momento en que alguien (cercano inclusive) te dice gracias, por lo que sea. Cuando te agradezca, pregúntale por qué te agradece, y toma nota.

No te apresures a pensar que tus fortalezas no son ventajas competitivas o a que tienes que descubrir un poder espacial en tus acciones.

Por ahí alguien va a decirte “es que siempre estás atento y cuando estoy triste cocinas sin que te lo pida”. Ahí hay una habilidad: naturalmente eres empático.

O tal vez te digan “es que siempre tienes tus cosas ordenadas, y entonces es fácil encontrar lo que busco”. Ahí hay otro talento natural.

Cómo descubrir en qué eres bueno
¿Por qué te agradecen a diario? ¡Ese es un indicio de tus talentos!

No debemos menospreciar esos pequeños talentos cotidianos, porque sobre ellos pueden construirse cosas enormes. Superhábitos, por ejemplo, surgió en parte de cosas cotidianas como tener paciencia para explicar cómo hacer algo, o ser organizados y puntuales.

Estar atento a pequeños gracias nos ayuda a ver qué valoran los demás de nosotros, también, y esa es una base gigante sobre la que construir.

b) Vuelve sobre la Guía de la Chispa y piensa versiones “light” de las preguntas sobre lo que te gusta y en qué eres bueno.

Tal vez una pregunta en la Guía te golpea, porque te resulta demasiado grande o compleja para contestar. Un ejemplo claro es la pregunta de “a quién ves como modelo a seguir”, o también “cuándo perdiste la noción del tiempo”.

Si sientes que esto te está trabando puedes pensar una versión más sencilla de la pregunta, que siga el mismo espíritu pero sea menos drástica.

En lugar de buscar un modelo a seguir piensa en personas cercanas que respetas o, yendo más allá, personas que te caen bien.

En lugar de pensar cuándo perdiste noción del tiempo piensa cuándo fue la última vez que te dio tristeza tener que dejar una actividad para ir a hacer otra, o cuándo fue la última vez que sonreíste haciendo algo.

c) Escribe un Diario y reflexiona sobre qué te gusta leer o hacer.

Tener un diario es uno de los hábitos emprendedores menos difundidos y más poderosos que existen.
Es fundamental tener un momento cada día para ver qué pasó, por qué, qué pensamos y cómo nos sentimos al respecto. Si sienten quien o saben qué les gusta, dediquen cada noche 5 minutos a escribir sobre su día, y piensan en esos minutos si hubo algo que les gustó ese día, o cosas que no les gustaron.

Mantener esta práctica, aunque más no sea por un par de días, tiene efectos drásticos. Si les está costando descifrar lo que quieren o en qué son buenos, escriban este diario durante un par de días y luego vuelvan a sentarse con la Guía.

Magia :)

Un diario para descifrar qué te gusta
Momentos de Reflexión Personal a diario y por escrito son un paso clave si aún no sabes qué te gusta o en qué eres bueno

d) Conversa con otras personas que estén descubriendo sus talentos y habilidades.

Vemos todos los meses el poder de esto en los Encuentros de Superhábitos: estar en un espacio o evento con personas que también emprenden acelera el proceso de descubrir lo que nos identifica, si abordamos la situación correctamente.

Con esto me refiero a conversar y prestar especial atención a tus reacciones, ideas y sentimientos durante el Evento. Esto también se puede hacer día a día. Mientras charlamos y escuchamos prestamos atención a qué temas o ideas nos entusiasman y cuáles no.

Descubrir temas sobre los que nos gusta conversar es un buen lugar para comenzar. Y es algo que todos hemos experimentado: conversaciones que nos encienden y otras que nos apagan. Cuando lo hagamos un par de veces incluso vamos a notar matices: entre 2 temas interesantes hay uno que nos entusiasma más, y otro que no tanto.

Así, de a poco, vamos descubriendo nuestras pasiones en actividades diarias. Los Encuentros, como dije, son un espacio ideal porque podemos escuchar a personas que se dedican a actividades variadas y con historias diferentes, entonces también podemos ver qué aspectos de lo que hacen captan nuestra atención y, también, qué aspectos de nuestra historia o habilidades nos agrada compartir.

Qué hacer si no sé lo que me gusta y mis pasiones
Las 4 herramientas de este te permitirán encontrar una solución si no sabes qué es lo que te gusta o en qué eres bueno :)

Descubrir nuestras pasiones y talentos es un proceso, no un acto de magia

Tengo que reconocer que mientras escribía este Post quedé un poco shockeado. Antes de recibir este mensaje y tratar de armar una respuesta no había reflexionado sobre el camino transcurrido.

Y esta tal vez sea la herramienta más importante, aunque la más abstracta: asuman que hacer lo que les apasione es una aventura, y que gran parte de esa aventura es el proceso de descubrirlo.

La aventura no empieza el día que sabemos qué negocio queremos iniciar, mucho menos el día que entra nuestro primer cliente: el camino empieza el día que decidimos que no vamos a descansar hasta descifrar cuál es nuestra Chispa y llevarla a la acción.

Como toda travesía seguramente encontraremos obstáculos que no esperábamos, haremos nuevos amigos y aprenderemos mucho de nosotros en el camino a ese día, y debemos saber entonces que descubrir nuestros talentos, habilidades y pasiones no es algo que se dé en un momento determinado, sino que es un proceso en el que la claridad va aumentando en la medida en que cada vez que hacemos un experimento obtenemos una respuesta, y para cada respuesta hacemos una nueva pregunta y experimento.

Las 4 pautas y herramientas en este Post son clave para comenzar a recorrer ese camino y tener tus primeras respuestas, pero no sirven de nada si no te decides a recorrerlo y ponerlas en acción.

¡Así que manos a la obra! ¡Y feliz semana!

ACCEDER AL KIT GRATUITO

PD: Dada la manera en que este tema les interesa, voy a continuar escribiendo sobre la temática de descubrir tu Chispa, convertirla en un negocio y dar los pasos necesarios para que funcione. Tengo pensado cubrir el tema de qué pasa si sabes lo que te gusta pero no cómo convertirlo en un negocio, los 3 errores más comunes al formular los negocios y cómo eliminar el temor a dar el primer paso, ¿hay algún otro tema que les interese?

4 comentarios en “Qué hacer si no conoces tus talentos o qué te apasiona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *