15 consejos para mejorar la comunicación de tu emprendimiento

(Este es un artículo de invitado escrito por Imelda Portillo. Al final del post sabrás un poco más de ella y dónde encontrarla.) 

Tu sueño es vivir una vida de la que estés orgulloso, en la que aproveches tus talentos y aportes valor haciendo lo que te apasiona…

Puede que estés en el proceso de descubrir cuál es tu misión personal o tal vez ya la hayas descubierto…

Sea cual sea tu situación, déjame contarte algo: si quieres tener éxito en tu proyecto (y me atrevo a decir que en tu vida) debes aprender a comunicar.

Puede que estés pensando “¡pero si yo ya sé comunicar!”.

Y tienes toda la razón. Hasta la persona más iletrada sabe comunicar.

Otra cosa bien distinta es que lo haga con éxito, es decir, que con su forma de comunicar consiga los objetivos que persigue en su vida y en sus proyectos.

Hay un dato estremecedor que quiero compartir contigo: más del 90% de los fracasos de diferentes proyectos se deben a problemas de comunicación.

Para que a ti no te pase y tu gran idea, esa en la que estás trabajando desde hace tiempo, te permita vivir con libertad personal y profesional, tienes que tomar conciencia desde ahora mismo de la transcendencia que tiene la forma en la que comunicas.

Eso es lo que vamos a ver en este artículo. Además, te dejaré 15 consejos prácticos y un regalo para que puedas pasar a la acción y mejorar la comunicación de tu proyecto.

Por qué es tan importante mejorar la comunicación, sobre todo si estás comenzando

Cuando te lanzas al mundo del emprendimiento buscando un mayor nivel de libertad personal y profesional, tus recursos son muy limitados y, sin embargo, es justo cuando más necesidad tienes de visibilidad y posicionamiento para diferenciarte de tu competencia.

Para conseguirlo dispones de tres vías:

• Los medios propios

Son todas plataformas y canales de difusión que tú creas para interactuar con tu cliente o usuario.

Son medios cuyo contenido tú controlas: tu web, tu blog, tus boletines y publicaciones, tus correos electrónicos, tus perfiles en redes sociales, tus folletos, tarjetas de visita, fotografías, tus presentaciones…

Los medios propios tienen la ventaja de que son gratis, aunque solo en teoría, porque necesitas dedicarles tiempo y esfuerzo.

Otra gran ventaja es que tú los controlas completamente. Sólo publicas lo que tú quieres, cuando te conviene y donde te interesa.

Los medios propios bien planificados pueden darte resultados de posicionamiento y visibilidad espectaculares.

Pero solo si los planificas bien y eres productivo y disciplinado en su ejecución.

Por ejemplo, de nada sirve publicar un mega-post hoy si no lo acompañas de difusión en tus redes sociales, una web optimizada donde captar los correos de tus lectores, algún recurso gratuito con el que engancharles, una estrategia de correos electrónicos para fidelizarles, y un calendario de publicaciones continuado que te posicione como referente y autoridad en tu sector.

Todo eso es “gratis” porque lo puedes hacer tú.

Pero te va a costar esfuerzo, dedicación y constancia. Tendrás que ser muy productivo para comunicar con éxito usando los medios propios.

Y si lo haces, conseguirás darte a conocer, generarás confianza hacia tu marca, de manera que quienes te conozcan se conviertan en clientes, y si eres excelente, esos clientes terminarán por ser prescriptores de tu marca.

Tu marca debería nacer con una estrategia de medios propios entre los dientes.

Pero, por sí solos, no son suficientes para tener éxito.

• Los medios pagados

En esta categoría cabe cualquier medio que uses para que hablen bien de tu producto o servicio a cambio de dinero.

Desde una clásica cuña de radio, hasta un anuncio en televisión, pasando por un faldón de un periódico. También un banner en una web, anuncios en redes sociales, patrocinios. Incluso una review pagada de tu producto o servicio por parte de un influencer…

No me voy a andar con rodeos.

No hagas sólo comunicación pagada. Sobre todo si eres pequeño y tienes pocos recursos.

¿Por qué? Porque apenas comunicarás y el alcance de esa comunicación será muy limitado.

Piensa cuál fue la última vez que compraste algo guiándote exclusivamente por la publicidad.

Y es que se da la tremenda paradoja de que los medios pagados son a los que con más frecuencia recurren pequeños proyectos y marcas como el tuyo a pesar de que son los menos efectivos.

Porque cada vez hacemos menos caso a la publicidad. Es un hecho.

Y aun así, deberás saber usarlos.

Cuando necesites cierta notoriedad, es decir, que tu marca esté presente en la mente de los consumidores. Y necesites que eso ocurra de manera inmediata, con rapidez.

Por ejemplo, en la campaña navideña, en el día de la Madre o del Padre. Fechas puntuales importantes para tu marca.

No elijas cualquier medio porque no todos te valdrán igual. Si tu cliente ideal está en Facebook y no lee prensa escrita, no tiene sentido publicar en un diario.

Recuerda que no se trata de llegar a mucha gente, sino a la que quiere y puede comprar lo que tú ofreces.

Y con todo, tampoco los medios pagados son suficientes por sí solos. Pero si los usas bien, sumados a los medios propios, vas a tener mucho terreno ganado para alcanzar el dorado de la comunicación de marcas :)

• Los medios ganados

¿Sabías que más del 92% de los consumidores confiamos en las recomendaciones por encima de cualquier forma de publicidad o contenidos generados por las marcas?

Los medios ganados son aquellos que hablan bien de ti porque les gustas o les interesas: desde un cliente, hasta un medio de comunicación, pasando por un proveedor, o un simple comentario de un usuario en redes sociales.

Cualquier análisis, valoración, recomendación o difusión que cualquier agente externo hace de tu marca sin que tú pagues por ello.

¿Interesado? Deberías :)

Porque aunque los medios ganados no puedes controlarlos -es imposible obligar a un consumidor o a un periodista a que recomiende un servicio o a que hable bien de un producto, sin pagarle por ello-, sí que puedes poner de tu parte para conseguirlos.

¿Cómo? La fórmula mágica es ofreciendo un gran producto o servicio; haciendo que la experiencia de tus clientes y usuarios sea memorable; generando empatía con ellos y facilitando que conecten contigo.

Los medios ganados son como el respeto, la admiración, el afecto, la autoridad: no puedes comprarlos, tienes que ganártelos con tu comportamiento continuado.

Mi consejo sobre comunicación en este sentido es que des facilidades a tus usuarios para que digan lo que piensan de ti, porque lo van a hacer de todos modos. Hojas de valoración, encuestas, comentarios en tu web, formularios de contacto…

Si consigues que hablen bien de ti, aprovéchalo.

Dale visibilidad en tu web, mediante una sección de testimonios, o publica los recortes de prensa, en forma de clipping, en tu sala de prensa virtual.

Incluye los mejores comentarios en tu dossier de prensa, en tus folletos, en las fichas de tus productos, páginas de venta…

Cuantos más medios ganados tenga tu marca, menos necesitarás invertir en medios pagados, en publicidad. Porque mayor será tu reputación y credibilidad.

La tendencia del emprendedor neófito, sobre todo en el mundo virtual, es depositar toda su confianza en los medios propios y en los pagados. Los pequeños empresarios y nuevos emprendedores como tú entienden demasiado tarde que la forma de conseguir la ansiada visibilidad al menor precio son los medios ganados.

Un denominador común de todas las marcas que tienen éxito es que desde un primer momento entendieron que debían poner más carne en el asador de los medios ganados. Y aunque usaron publicidad y potenciaron el marketing, supieron priorizar la comunicación.

Tú también puedes conseguirlo.

Solo tienes que tener en cuenta estas claves desde el momento en el que te decidas a emprender tu proyecto.

 

15 consejos sobre comunicación imprescindibles si quieres montar tu propio negocio

Ahora sí, estos son los 15 consejos para mejorar la comunicación de tu proyecto, o comenzar a planificarla para asegurarte de que sea exitosa:

#1. No lances tu marca sin tener clara cuál será su personalidad y el tono de su voz

De este modo lograrás comunicar con coherencia y consistencia, con independencia del formato que uses. Y recuerda que no existe buena comunicación sin un propósito claro.

#2. Apóyate en tus fortalezas comunicativas

Si te gusta escribir, sácale partido. Si tienes una voz atractiva, úsala.

Si tu marca es transgresora, explótalo.

#3. Detecta tus debilidades y no las escondas

Por lo mucho que lo intentes, no podrás ocultarlas por siempre. Haz que tu humanidad juegue a tu favor en comunicación.

#4. Premedita tus respuestas

Crea un argumentario para tu marca que recoja, desde las respuestas a las preguntas más obvias, hasta a las más controvertidas. Serán tu salvavidas cada vez que comuniques.

#5. Aprende a relacionarte

Y no hablo únicamente del famoso networking. Debes ser ambicioso y diseñar una estrategia de relaciones públicas con tus grupos de interés, sobre todo con los medios de comunicación.

Las relaciones públicas son fundamentales pero no se improvisan cuando las necesitas. Tienes que trabajarlas como si de una cosecha se tratase.

#6. Usa la creatividad

Haz que tu marca sea visionaria y donde los demás sólo vean objeciones, ella vea posibilidades. Atrévete a comunicar de maneras creativas para destacar sobre tu competencia.

Para ello, aprovecha tus historias. Por pequeñas que sean, tienen el super-poder de diferenciarte.

#7. Sin pasión, no hay paraíso

A ti más que a nadie le importa el éxito de tu proyecto y a ti te corresponde transmitir pasión por él si quieres contagiarla a los demás.

Cuando comuniques, sea en el formato que sea, hazlo con fuerza y convicción.

#8. Sé todo oídos

Facilita canales para interactuar contigo a tus grupos de interés y tus clientes. Sus palabras te ayudarán a mejorar tu oferta y a refinar tus procesos.

Y ten en cuenta que si quieres ser recordado debes centrar tu comunicación en el otro y no en ti: hazle sentir relevante y escuchado.

#9. No comuniques por encima de tus posibilidades

Nunca prometas algo que no estés en condiciones de cumplir.

Tu comunicación debe ser osada pero ajustada a la realidad que ofreces. Comunicar con honestidad es el puntal sobre el que se apoyará tu éxito.

#10. Busca un enfoque socialmente responsable

Tu empresa es tu medio de vida y con ella buscas ganar dinero.

Pero si además lo haces contribuyendo a mejorar tu entorno, aunque sea en un aspecto muy pequeño, te diferenciarás de tu competencia.

#11. No seas un fashion victim de la comunicación

Tu propósito y tus objetivos deben guiar tus pasos para comunicar (y vender) y no las tendencias. No te dejes deslumbrar por las modas o las herramientas que causen furor en cada instante. Utiliza las que te convengan pero no te dejes arrastrar por ellas.

#12. Si te equivocas, debes estar preparado para rectificar

Ten claro cómo procederás si afrontas una crisis de reputación. Qué tipo de respuestas darás, por qué canales, en qué plazos. No improvises ni esperes a tener problemas. Anticípate.

#13. Actúa

Es preferible que des pequeños pasos sin un gran plan de comunicación a que diseñes (o diseñen para ti) un ambicioso plan que nunca llegue a ver la luz por falta de recursos.

#14. Confía en tu marca y en lo que es capaz de dar

Tienes que creer que lo que ofreces es extraordinario en algún sentido, aunque vendas algo tan común como pan.

#15. Aprende todo lo que puedas sobre comunicación

Las marcas que no se empoderan de su comunicación siempre andan desorientadas. La mejor inversión que podrás hacer por ti y por tus proyectos es mejorar tu capacidad y tus conocimientos de comunicación.

Si necesitas ayuda profesional, búscala, pero no te desentiendas de esa tarea ni la delegues totalmente porque estarás comprando pan para hoy y hambre para mañana.

 

Si estás pensando seriamente en dar el paso para vivir de otra manera y emprender el camino hacia tu independencia y realización personal y profesional, la comunicación genuina y diferenciadora es el superpoder que necesitas entrenar.

Huye de los lugares comunes como de la peste y permítete mostrar tu cara más genuina. Sólo así atraerás éxito profesional sin renunciar a tu felicidad personal.

Y para ayudarte en este proceso, quiero hacerte un regalo especial.

Haz click aquí para descargar mi libro “Deja de comunicar en piloto automático y hazlo con propósito”, un entrenamiento de 10 pasos para ayudarte a dejar los lugares comunes y empezar a comunicar para diferenciarte.

(Está valorado en 59 euros pero tú, por ser miembro de la comunidad de Superhábitos ¡y haber llegado hasta aquí! te lo llevas gratis.)

 

***

Este es un artículo de invitado, escrito por Imelda Portillo, de portoimelda.com Ayuda a profesionales y pequeñas marcas a comunicar de manera diferenciada para alcanzar el éxito en sus objetivos.

En portoimelda.com encontrarás todas las claves de la comunicación diferenciadora para profesionales y marcas que no se conforman con sonar a más de lo mismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *